Compartir
Publicidad

Interoperabilidad es el pecado capital de las nuevas tecnologías

Interoperabilidad es el pecado capital de las nuevas tecnologías
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cuestiones que evitan que las nuevas tecnologías sean adoptadas de forma masiva es la dificultad de exportar datos de una aplicación a otra, de un sistema a otro, quedando muchas veces los usuarios prisioneros de decisiones que tomaron hace años. Se ha avanzado mucho en este tema en los últimos años, pero bien es cierto que la interoperabilidad es el pecado capital de las nuevas tecnologías.

Un ejemplo significativo puede ser un ERP que la empresa adoptó hace tres años, que en su momento cumplía todas las expectativas de la empresa, desarrollado a medida y con un soporte excelente. La empresa desarrolladora tres años después ha perdido algún miembro de su equipo y soporte y modificaciones posteriores ya no son tan buenas. Además el mercado evoluciona y nuestro ERP ya no cumple perfectamente su cometido, ¿cambiamos de sistema? Llegados a este punto muchas empresas ante la dificultad de migrar datos, volver a comenzar con un nuevo ERP y formar a los usuarios prefieren seguir con aquel producto que contrataron en su momento y con el cual ya no están conformes. Es fundamental cuando se elige un sistema que tendremos implantado en nuestra empresa durante años, comprobar que facilidades nos ofrece a la hora de abandonarlo e implantar otro.

Si hablamos de un modelo SaaS es casi todavía peor. Son pocas las empresas que afrontan la posibilidad de que el cliente los abandone y por lo tanto no está entre sus prioridades incluir herramientas que faciliten la migración. En este caso otra de las cuestiones que necesitamos conocer son los estádares que adoptan estas empresas y si estos son libres o no.

En este sentido una de las empresas que ha dado un paso adelante en su momento fue Google, adoptando estándares para facilitar la migración de datos. Claro que por parte de Google es una estrategia muy interesante, puesto que de esta manera ofrece abandonar sus aplicaciones de forma sencilla, pero a la vez también es mucho más sencillo cambiarse a Google desde otros proveedores.

La información, nuestros datos y procesos no es algo muerto, sino que debe fluir y en la medida en que seamos capaces de optar por soluciones que no permanezcan estáticas, que nos faciliten la tarea de cambiar si no estamos conformes nuestra empresas tendrá más posibilidades de mejorar en sus procesos productivos. No nos tenemos que conformar con las herramientas que tenemos porque el cambio sea difícil, en algún momento tendremos que hacer tábula rasa.

Está claro que llevar a cabo un cambio en la empresa puede resultar una labor titánica. Si a esto le unimos dificultades a la hora de traspasar datos a una nueva aplicación, problemas de compatibilidad, etc. la tarea se puede volver inabordable. Conseguir cuando contratamos un producto que nos ofrezcan las mismas facilidades para contratarlo que para desvincularnos es una de las tareas pendientes para el futuro.

En Tecnología Pyme | Presentado el Esquema Nacional de Interoperabilidad Imagen | cjhoare

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio