Compartir
Publicidad

Estableciendo un esquema de backup seguro

Estableciendo un esquema de backup seguro
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal vez dispongamos del software para realizar copias de seguridad y el medio donde realizarlas pero nos falta la tarea más importante: realizar la copia de seguridad y que además disponga de un esquema que nos permita no perder información por muy reciente que sea.

Lo primero es conocer un poco de teoría y los términos más usuales. Para los programas de copia de seguridad, los archivos incluyen una marca que les indica si se ha modificado desde la última vez que se hizo copia de él, esto es conocido como el "bit de archivo". Esto será útil cuando querramos hacer copia solo de los archivos que han cambiado.

Tomando como base el "bit de archivo" los métodos de copia más usuales son:

  • Total: Se hace copia de todos los archivos seleccionados, hayan cambiado o no desde que se hizo la última copia de seguridad.
  • Incremental: Se hace copia de todos los ficheros que han cambiado desde la última copia de seguridad que se hicieran de ellos
  • Diferencial: Se hace copia de los archivos que han cambiado desde que se hizo la última copia total

Cada método tiene sus ventajas y desventajas, pero el esquema ideal es mezclar los métodos de copia teniendo encuenta el que mejor se ajuste a la capacidad de almacenamiento de nuestro medio de copia de seguridad.

Uno de los esquemas más difundidos en el ámbito de las copias de seguridad es el esquema GFS (Grand father, Father, Son). Este es un esquema donde vamos haciendo copia en un conjunto de cintas donde algunas se reutilizan y otras las guardamos por si tuviesemos que utilizarlas.

Este esquema de rotación de cintas consiste en hacer una copia diaria incremental (Son), una total un día de la semana (Father), por ejemplo el viernes, y una total al mes (Grand Father). Al cabo de un mes podemos guardar una copia semanal por si hubiese que restaurar una versión antigua de un archivo, y la copia mensual llevarla fuera de la oficina por si ocurriese por ejemplo un incendio.

Con todo lo comentado anteriormente, podemos hacernos una idea de la utilidad de las copias de seguridad en cinta y el porque se siguen usando masivamente: Son baratas y podemos llevarlas de un sitio a otro facilmente, además de poder guardar varias cintas en el tiempo por si tuvieramos que recuperar información antigua.

Fotografía | Björn Söderqvist Más en TecnologiaPyme | Cómo elegir un servidor para nuestra empresa (III): Sistemas de copia de seguridad Más en TecnologiaPyme | Herramientas empresariales para backup para Windows

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos