Compartir
Publicidad

Pesadilla en la cocina de La parrilla de Poli, Aluche

1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recuperando el tiempo perdido en las crónicas del programa de Chicote en laSexta asistimos en esta ocasión a la pesadilla en la cocina de La parrilla de Poli, en Aluche, Madrid, que podéis ver integro en este enlace.

Se trata de un restaurante montado por un matrimonio búlgaro, Poli y Rado, aunque la que lleva el día a día del negocio es ella. El se dedica a otras actividades que, hoy por hoy, subvencionan un establecimiento en caída libre, impidiendo que este cierre definitivamente.

La cabeza de búlgara

Si ya sabemos lo que es una cabeza de turco, en este programa hay una cabeza de búlgara. La amiga Tania se demuestra como una auténtica tocapelotas, un personaje a la altura de Detritus, el protagonista de la Cizaña, el cómic de Asterix.

Asistimos a su despido en directo. Despido lamentable por las formas de llevarlo a cabo, por lo escenificado que estaba. Poco, muy poco creíble. No hay más que ver como la señora está de vuelta según Facebook después de haber cumplido su papel de mala oficial (y es que ya me duran que sentido tiene discutir en castellano para quid los clientes se enteren, siendo todos menos uno búlgaros).

Pero volviendo al tema del despido, tiene razón Chicote en que eso no son modos. El verse sobrepasado por las circunstancias no demuestra autoridad, todo lo contrario. Y no no hacerlo con la cabeza fría, guiado por los pasos de un asesor experto en la materia, nos puede meter en más problemas de los que supuestamente nos va a sacar el prescindir de esta persona. Es evidente que Poli no sabe mandar y que se esconde de los problemas, tanto como que al asunto no se soluciona con una mano de pintura y dos arengas.

Por otro lado, supongo que más de uno será consciente de que en sus negocios hay una persona en la que se tienden a con concentrar todos los males del negocio, algo así como el "orígen del mal". Sin perjuicio de que hay casos en que nos encontramos con ese tipo de sujetos, en muchas ocasiones tienen mucho más de proyección, de profecía autocumplida, de sugestión, y de necesidad para el colectivo de encontrar un responsable concreto en vez de asumir las responsabilidades colectivas (lo que es más digerible pra el colectivo). ¿De verdad alguien cree que en ese restaurante el asunto se arregla únicamente con el despido de Tania y la pasada de mano de Chicote? Echadle un vistazo a las últimas valoraciones de Tripadvisor, por ejemplo.

Gestión de stocks, oportunidad perdida

Con frecuencia asistimos en el programa de Chicote a grandes oportunidades perdidas, en momentos en que más de un novel en la cocina desearía que Chicote profundizase más allá de una receta de chumichurri. Por ejemplo, pensemos en esta ocasión en la gestión de stocks de la cocina.

Ese momento en el que Chicote le invita a Dani a olvidarse de las bolsas y le muestra la cámara repleta de tuppers, con etiquetas con los nombres, y con todos los envases numerados, con la afirmación de "esto si que es profesional, se hubiese merecido un minidesarrollo del mismo.

Recordemos que para vender con margen hay que saber comprar bien, algo que ya nos han mostrado levemente en otras entregas, pero también el gestionar nuestros stocks de un modo eficiente (y salubre). Algo, que por cierto, es un punto débil de multitud de empresas en este país, la gestión de stocks, un auténtico agujero negro y mucho más complicado de lo que la gente cree (especialmente en producto fresco, perecedero).

Asuntos varios

Al margen de estos dos temas, conviene tener en cuenta otros aspectos que han salido en esta entrega

  • La resistencia de Poli a cerrar el negocio puede venir dada por el hecho de que el local sea propiedad, o eso parecen deducirse de las fuertes inversiones realizadas en el mismo, y del hecho de que sean conscientes de que su valoración es inferior a al saldo pendiente de la hipoteca. En cualquier caso, si la diferencia es pequeña, y habida cuenta de como se gestiona, una retirada a tiempo es una victoria.
  • Por otro lado, da también para hablar de, hasta qué punto, un negocio sano como el que explota el marido, ha de estar subvencionando uno ruinoso como es La parrilla. En mi modesta opinión, es evidente que el empecinamiento en ello sólo puede traer problemas.
  • Respecto al sistema de valoraciones con tarjetones que implanta Chicote, éste es cuestionable. ¿Hasta qué punto los clientes saben distinguir qué fallos y aciertos corresponden a los camareros y cuáles se derivan de otras instancias del negocio?
  • Está claro, si se rastrea la web, que han apostado por el tema de los cupones y las ofertas, pero también que la gestión que hacen de esta herramienta se corresponde con los peligros que ya comentábamos.
  • El gimoteo de Poli con eso de que es la primera vez que le han reglado algo en España es de de película de Antena 3. En este país lo que le han regalado es un medio social apto para desarrollar un negocio, sin pólizas de seguro como las que le invitaron a irse de su país, y ella a cambio se ha dedicado a dar comida como la que mostraba el programa en sus arranques. ¿De qué regalos está hablando?
  • Lo de llevar a los padres de Chicote como testadores al restaurante es una argumento muy manido de comercial: si mis padres consumen este producto como no va a ser bueno. Manido y viejuno, pero supongo que a alguien le puede parecer efectivo.

Al menos Poli reconoce, de entrada, el principal mal que aqueja a los restaurantes que salen en este programa: no sabe llevar un restaurante, y fruto de ello ha minusvalorado la dificultad de su gestión.

Más información | laSexta

En Pymes y Autónomos | Pesadilla en la cocina del 34 Bar, Cercedilla, Pesadilla en la cocina del Anou, Valencia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio