Compartir
Publicidad

Negocios al limite (II): Pollos Cokis, Benidorm

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Abordamos el análisis de la segunda entrega de Negocios al límite, en Pollos Cokis, en Benidorm. Se trata de un asador de pollos abierto hace un año, en el que trabajan dos hermanos y la novia de uno de este, y que está al borde del KO arrastrando con él a la madre y a un tercer hermano, que han avalado un préstamo de 20.000 euros. El programa completo lo podéis ver aquí.

Este segundo programa me ha parecido mucho más interesante que el anterior,o al menos da más juego a la hora de sacar puntos de mejora habituales en la gestión de la empresa, algunos de los cuales ya hemos tocado en este blog, pero es que además refleja la difícil transición que espera a muchos desempleados del sector de la construcción o a jóvenes con un escaso nivel formativo.

La caja registradora, ese agujero negro

Algo muy habitual en los negocios de hostelería, y en muchos de los que cuentan con una caja registradora, es que ésta, si no se lleva control, se acaba convirtiendo en una suerte de agujero negro, de donde desaparece el dinero sin saber muy bien a dónde se va. ¿A qué se debe esto?

  • A la confusión entre la caja y el bolsillo del empresario, a la no separación del patrimonio personal del del negocio. Así, se produce lo que ocurre en este episodio, que si bien el negocio s rentable (1.800 euros/mes), la caja va siendo minada por múltiples gastos personales de los propietarios del negocio. Si no se lleva una contabilidad de dichas salidas podemos pensar que el negocio es deficitario, cuando lo que es un caos es nuestra vida personal.
  • Una cosa es el dinero que pueda haber en la caja, la tesorería y otra es el beneficio que obtengamos. Es una confusión habitual, que olvida la existencia de costes que no se reflejan en la caja, que por ejemplo están domiciliados en el banco (el camino hasta el banco con la recaudación s muy largo si somos manirrotos) o que tengan un periodicidad más amplia (pagos trimestrales) o que no supongan desembolso pero estén ahí (amortizaciones). La gestión contable y financiera es fundamental, y no beta con el arqueo de la caja.

Si a esto le añadimos la facilidad de acceso a la caja de todo pichichi. Alguien debe responsabilizarse de la caja, de su cuadre, de dotarla de los cambios a primera hora de la mañana, de las gestiones con el banco. ¿Latoso? Sí. ¿Básico? También.

De las ideas geniales y las ejecuciones lamentables

Me ha hecho gracia lo de la secreta receta del pollo que le cede el tío a los dos hermanos para explotar el negocio, y que consideran su principal activo. Estoy seguro de que esta muy bien, pero queda demostrado una vez más que los negocios no se basan en ideas geniales, que se fundamentan en ejecuciones precisas. Seguramente el pollo Coki está mejor que el de su competencia de Santa Pola, pero es evidente que negocio funciona y cuál no.

Así que, sin duda, las ideas de negocio están sobrevaloradas, quizás debido a que son lo más fácil, como do y divertido, mientras que el día a día del negocio es mucho más latoso. La obsesión por la protección de dicha idea de negocio puede ser hasta licitadora del negocio, el secretísimo pude impedir incorporar savia nueva, gente que colabore con nosotros, etc. Y todo ello sin darnos cuenta de que no estamos libres de la reproducción por parte de un imitador avispado.

Lo que es más duro de copiar es el trabajo duro, el método, la gestión diaria....

Varios apuntes

Además del tema de la caja y de la receta secreta del pollo, hay otros aspectos que conviene destacar en este programa:

  • Apenas se toca tangencialmente el asunto del aval de la madre y el otro hermano, se obvia realizar cualquier tipo de gestión al respecto, lo que es una lástima. ¿Es un tema muy técnico? Quizás, pero es poco serio no abordar estos aspectos del negocio. No se habla de negociar una refinanciación, de establecer algún plan de pagos, etc.
  • Me resulta increíble que teniendo al tío cedente de la receta, y al hermano avalista también con experiencia en el negocio, los tres se hayan embarcado en esta historia sin haber practicado previamente con ellos en origen. No me entra en la cabeza.
  • Respecto al asunto de las promociones con las cuñas en radio se me hace escaso, y hasta caro diría yo (por no hablar de la efectividad). El reparto en la calle no deja de ser más que un punto exhibicionista del programa. Nada de internet, nada de diseño de ninguna oferta rompedora, nada de relación con medios locales para publicidad below the line, nada de nada. Escaso, muy escaso.
  • La importancia de llevar una serie estadística de tus ventas, de tus compras, etc, para poder hacer proyecciones, entender las desviaciones, etc...
  • Fundamental la colaboración con otros negocios similares, que no sean competencia directa nuestra, para aprender juntos. Es el llameo benchmarking.
  • La importancia de la ubicación. A pesar del desastre que es Pollos Cokis han conseguido sobrevivir. Eso solo se explica por el tráfico, por el asalto al turista desprevenido.
  • Lo de que tus clientes te digan a la cara el desastre que es tu producto o tu empresa es una buena idea (importada del programa sobre hoteles de Gordon Ramsay). Una terapia dolorosa pero efectiva para despertar a más de uno.

Como siempre, poco creíble el desenlace, pero es lo que hay.

En Pymes y Autónomos | Negocios al límite (I): Peluquería D2, Vicálvaro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio