Compartir
Publicidad

El pasivo en la empresa ¿Cuánto capital necesita mi empresa?

El pasivo en la empresa ¿Cuánto capital necesita mi empresa?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una vez analizadas las pautas del tamaño del activo de nuestra empresa, tanto a nivel del inmovilizado como a nivel del activo circulante, tenemos que proceder a calcular el tamaño de nuestro pasivo. La relación es lógica, nuestro pasivo tiene que tener el mismo tamaño que nuestro activo, con lo cual el tamaño de la estructura financiera de la empresa viene determinado por los dos valores anteriores.

Pero dentro del pasivo de la empresa, encontramos dos grandes grupos, que son:

  • Pasivo no exigible. Formado por capital inicial, y resto de magnitudes que forman los fondos propios.
  • Pasivo exigible. Deudas que antes o después la empresa tendrá que hacer frente a su pago, clasificadas por su vencimiento como pasivo fijo ( o largo plazo) y pasivo circulante (pasivo a corto plazo).

Si tenemos en cuenta que nuestros recursos son limitados, dígase capital a la hora de montar una empresa, los valores de financiación de nuestro activo hay que tenerlos perfectamente bajo control y adecuar realmente la composición del activo al capital disponible. Antes de entrar en materia exacta sobre el detalle exacto de la financiación ajena, tenemos que tener en cuenta la siguiente premisa:

Como mínimo, el 40% de nuestro inmovilizado se debe financiar con recursos propios. 

¿Qué significa esto? Muy simple, supongamos que mi empresa va a contar con un capital social de 10.000 euros. ¿Puedo comprar un local comercial que vale 40.000 euros? La respuesta es no, fuera de las hipotéticas trabas financieras, que no tienen por qué existir, si realizamos esta operación tenemos que recurrir obligatoriamente a financiación ajena a largo plazo (hipoteca) que va a originar unos gastos financieros superiores a su deterioro de valor (amortización) y aún siendo más caro el alquiler, nos va a interesar más esa opción.

En definitiva, adecuar los fondos propios de la empresa conlleva que como mínimo el capital social inicial en un proyecto debe ser el 40% de la inversión en el total del inmovilizado, recomendable incluso que esta cifra sea un poco más alta. Para las empresas en funcionamiento, a la hora de decidir si se realiza una compra de inmovilizado o no, siempre se debe comparar el valor total de nuestro inmovilizado con los fondos propios que posee la empresa, respetando siempre la norma anterior.

En Pymes y Autónomos | Análisis de la inversión en inmovilizado Imagen | Andreita QC en Flickr 

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio