Compartir
Publicidad

Todos los correos electrónicos no son igual de importantes

Todos los correos electrónicos no son igual de importantes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Limpiar la bandeja de entrada es una de las tareas que he visto ejecutar a muchas personas a lo largo del día. No puede quedar ningún correo sin leer, dada sin abrir, de manera que lo primero es pone la vista previa, que así acabo antes, leer en diagonal, sin prestar especial atención y sólo me detengo en algún que otro correo puesto que todos los correos electrónicos no son igual de importantes.

¿O si lo son? Porque si decidimos abrir y leer los correos, según el orden de entrada por ejemplo, estamos asumiendo que es igual de importante el correo del Jefe que me pide el último informe que era para ayer, que el de mi compañero de la mesa de enfrente que me envía el último chiste de leperos. Te sabes aquel que... No pasa nada por tener correos sin leer en la bandeja de entrada.

Se que en este momento los que ya sois practicantes de este método estáis leyendo esto con escepticismo. Claro que no todos los correos son importantes. No pasa nada por dejar de leer algunos, o lo que es mejor, crear un filtro para que todos los correos que te llegan de tal remitente se vayan directamente a la carpeta pertinente dentro de la bandeja de entrada.

Esta situación puede ser aún peor si disponemos de un servicio de correo electrónico en el móvil. Y con notificaciones. Ver que tenemos quince correos pendientes cada vez que tenemos el teléfono en la mano supone una tentación casi irresistible. Pero claramente son tarea para tiempos muertos. Esos minutos de espera que tenemos cada día.

Yo soy de los que no soportan tener un correo sin leer. Es casi compulsivo. No puedo cerrar el ordenador dejando correo pendiente. Y no todos son importantes, no todos requieren de mi atención. Muchos podrían esperar. Los filtros me ayudan a que algunos no me distraigan y pasen directamente como leídos, aunque en realidad no lo haya hecho.

He aprendido a convivir con el correo de manera que no me genera ya la angustia de hace unos años, cuando trabajaba como HelpDesk, que al volver de vacaciones me podía encontrar con quinientos correos sin leer. De todos ellos, cinco eran imprescindibles, diez necesarios y el resto eran de los que podía directamente marcar como leídos. O dejar para cuando tuviera un momento.

En Tecnología Pyme | No necesitamos el correo electrónico siempre abierto Imagen | Coletivo Mambembe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos