Compartir
Publicidad

Las actualizaciones de los son smarphones claves para alargar su ciclo de vida

Las actualizaciones de los son smarphones claves para alargar su ciclo de vida
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la explosión de popularidad de los smarphones hay una cuestión que a muchos usuarios y empresas se les puede pasar por alto a la hora de elegir entre uno u otro dispositivo. Se trata de las actualizaciones de sus sistemas operativos. No en todos los sistemas se realizan de la misma forma y sobre todo, no todos los fabricantes apuestan por ellas de igual manera. Por eso las actualizaciones de los son smarphones claves para alargar su ciclo de vida.

Antes de elegir entre un sistema operativo u otro tenemos que ser conscientes del recorrido que han tenido en los últimos tiempos. iOS, Android, Windows Phone o BlackBerry... tienen políticas de actualización distintas. Tenemos que ser conscientes de la política seguida por sus responsables, ver si han ido sacando actualizaciones, cómo han mejorado los dispositivos, etc.

Pero no sólo actualizaciones mayores, también temas de seguridad que en la empresa son muy sensibles. Y una rápida actualización de un error de seguridad es requisito necesario para su adquisición por parte de la empresa. Cada vez tenemos más datos en los terminales móviles y no los podemos dejar expuestos.

Se acorta el ciclo de vida y se alarga el ROI

Después dentro de un mismo sistema operativo, los fabricantes también tienen que poner de su parte. En Android, por ejemplo, tenemos el mismo sistema en una gran variedad de fabricantes disponibles. Y sin embargo no todos los fabricantes aplican las actualizaciones de igual manera. Algunos ni siquiera llegan a aplicarlas nunca y nos quedamos con un dispositivo que podría ser mejorado con una simple actualización.

Si lo comparamos con los sistemas operativos de ordenadores, que todos conocemos desde hace más años, es como si sacáramos nuevas actualizaciones que nuestro fabricante no quisiera implementar, forzando de esta manera en muchos casos una obsolescencia programada del dispositivo. Y el resultado es que el ciclo de vida del mismo se acorta.

Estamos acostumbrados a cambiar de teléfono móvil en dos o tres años. Es cierto, que en muchos casos se reutilizan, pero su ciclo productivo muchas veces está agotado. Esto era admisible con teléfonos más económicos. Pero ahora hablamos de dispositivos que pueden estar sobre los 500 euros, los paguemos por un dispositivo libre o con tarifas de datos con permanencias.

Teléfonos en muchos casos muy potentes que necesitamos que alarguen su ciclo de vida a los 4 o 5 años para mejorar el retorno de la inversión. De otra manera es complicado pensar que los dispositivos de alta gama puedan amortizarse en las empresas, puesto que además al coste del terminal hay que sumarle el coste de las tarifas.

Por eso es necesario evaluar antes de su adquisición la trayectoria del fabricante y del sistema. No nos asegura que cuando llegue el momento tomen la decisión de no actualizar nuestro terminal, pero en otros casos sabemos seguro que no lo hará. Y hoy en día es necesario analizar muy bien cada inversión.

Esta cuestión también es aplicable al mercado de los tablets. Aquí los parámetros son similares, excepto en las tarifas de datos, puesto que por lo general son pocos los que contratan tarifa de datos sólo para tablets y prefieren aprovechar la asociada a su teléfono, redes WiFi, etc.

En Tecnología Pyme | La continuidad es imprescindible a la hora de elegir dispositivos móviles Imagen | Johan Larsson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos