Compartir
Publicidad

La multitarea no sólo está en los procesadores

La multitarea no sólo está en los procesadores
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recuerdo las películas en blanco y negro, cuando salían las fábricas donde la gente se sentaba frente a un mostrador y sólo hacía una cosa, como las mujeres en Cuba que se dedican a hacer puros; durante hora lo mismo y para lo mismo. La multitarea no sólo está en los procesadores y es muy aplicable a nuestro trabajo diario, hasta tal punto que si lo llevamos desde la inteligencia, todo será más cómodo.

Con lo de "multitarea" no me refiero a sacar cuatro brazos y seis ojos, sino a la capacidad de hilar posibilidades, de ver que estamos haciendo algo y podemos hacer otra cosa; o mejor aún: ver que estamos haciendo algo y pensar en como podríamos hacer lo siguiente, mejorando el proceso y dotando de habilidad a un proceso que puede ser arduo.

La noción de multitarea derivada del neologismo inglés “multitask” e implica la capacidad humana de llevar a cabo diferentes actividades de manera casi simultánea, que en realidad no es más que una forma de alternar actividades constantemente. Este fenómeno se ha visto facilitado de la informática; área de donde proviene la palabra y la aparición de Internet.

Sin embargo la realización de actividades en multitarea nos hace menos eficaces que la monotarea, aunque la apariencia sea la contraria. Cuando cambiamos de actividad en breves periodos de tiempo nuestro cerebro asume que hemos realizado mucho trabajo aunque, en realidad, perdemos tiempo en volver a acostumbramos a cada nueva tarea, por lo que perdemos tiempo y obtenemos peores resultados.

Acciones de la multitarea

Si somos de esas personas que necesitan trabajar frente a un ordenador en una pyme y precisamos estar en contacto constante, aunque esas sean las condiciones que más facilitan la pérdida de tiempo existen una serie de consejos que nos permitirán trabajar en una especie de rutina multitarea sin perder demasiado tiempo en ello. Algunos ejemplos son:

  • Ser consciente de las tareas que sueles llevar a cabo de manera simultánea: revisar correos, escribir documentos, escuchar la radio, consultar redes sociales, etc.
  • Divide las tareas anteriores entre aquellas que debas llevar a cabo para tu trabajo y aquellas que sean ajenas a éste.
  • Anula la posibilidad de caer en las distracciones que te impidan hacer tu trabajo; cierra tu sesión en las redes sociales que no te sean estrictamente necesarias, apaga la radio si sabes que te distraerá. O usa las redes sociales para mejorar en la empresa o contactar con gente que nos beneficiará.
  • Crea normas y horarios para usar aquellas herramientas que potencialmente te distraen, ejemplos: revisa tu email tres veces al día, especifica un periodo controlado para hacer llamadas que sean necesarias pero no urgentes, etc.

Seguro que todos tenemos nuestros métodos, estos son algunos de los que suelo usar en momentos donde se requiere más calidad de trabajo o se necesita una precisión mayor en cada movimiento en la empresa. Cuando controlamos estos procesos, aparentemente sencillos, podemos añadir otros ya que estos los haremos sin mover una sola pestaña.

En tecnología pyme | Sobrevivir a la multitarea utilizando varios escritorios Imagen | Anotnio Tajuelo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos