Compartir
Publicidad

"Si me suben el sueldo, cobraré menos" y otras cinco falsas creencias sobre los impuestos que pagamos

"Si me suben el sueldo, cobraré menos" y otras cinco falsas creencias sobre los impuestos que pagamos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pagar impuestos es una obligación de todos los contribuyentes. De ellos dependen la construcción de infraestructuras, la defensa, la seguridad jurídica o la financiación del estado de bienestar, entre muchas otras cosas. Sin embargo, un aspecto tan importante de nuestro día a día no siempre es bien entendido por todos los ciudadanos.

Existen mitos muy extendidos entre todos los contribuyentes que pueden conducirnos a error. Por ejemplo, algunos rechazan una subida de sueldo pensando, de forma equivocada, que pasarán a cobrar menos como consecuencia del cambio de tramo en el IRPF, y otros creen que pueden pedirle a su empleador que le retenga menos. Como estos, hay muchas otras creencias que no son ciertas. Os presentamos las seis más habituales.

Si me suben el sueldo, cobraré menos

Este mito surge de una errónea interpretación de los tramos del IRPF, cuyos porcentajes crecen de manera progresiva cuando se alcanzan determinadas rentas. A diferencia de lo que piensan algunas personas, el porcentaje aplicado a la renta, también conocido como tipo marginal, se aplica solo a la parte que crece a partir de ese límite, y no a su totalidad, tal y como ya hemos explicado en este mismo blog.

Si tengo dos pagadores, la declaración me saldrá a pagar

Cuando tenemos dos pagadores, se reduce la cuantía de la renta a partir de la cual estaremos obligados a presentar la declaración de la renta, pero esto no significa que vayamos a tener que pagar siempre que se presente esta circunstancia, aunque generalmente sí sea así.

Lo que ocurre, en realidad, es que cada uno de los pagadores aplican las retenciones como si ellos fueran los únicos pagadores que tiene el contribuyente. En algunas circunstancias, en especial cuando la renta total hace que tengamos que cambiar de tramo, la cuantía que hemos ingresado a la Agencia Tributaria con lo que deberíamos haber pagado de acuerdo con la ley, así que tocará regularizarlo en la declaración de la renta, lo que provocará que tengamos que pagar.

Puedo pedirle a mi empresa que me retenga menos

Algunas personas creen que pueden pedirle a su empresa que le retenga el mínimo legal y, posteriormente, dado que su renta les permite no presentar la declaración, deciden no hacerla con el objetivo de que todas esas retenciones supongan un aumento del sueldo del trabajador. Negocio redondo, ¿verdad?

Pues bien, lamento comunicaros que no es posible. Las empresas están obligadas a aplicar las retenciones a cuenta que establece la ley sobre la nómina de sus trabajadores, y no es posible reducirlas, aunque sí aumentarlas. Bien es cierto que existe un mínimo legal, del 2%, pero que se aplica en determinados contratos temporales por entender el legislador que ese contribuyente no llegaría a su mínimo personal.

Si este año ya he hecho la declaración, tendré que hacerla siempre

Es, posiblemente, uno de los mitos más extendidos y, a la vez, el que tiene menos fundamento. Presentar la declaración de la renta un ejercicio no obliga al contribuyente a presentarla siempre. Las únicas circunstancias por las que un contribuyente tiene que presentar su declaración son las contempladas en la ley y, entre ellas, no se detalla en ningún sitio que haberla hecho un año obligue a presentarla siempre.

En España no pagan más quienes más tienen

Se trata de una de las reivindicaciones más habituales entre algunos partidos políticos y colectivos para combatir la desigualdad: que paguen los ricos o aquellos que tienen más. Sin embargo, esto ya está ocurriendo, especialmente si entendemos como "los que tienen más" a aquellos que obtienen una renta mayor.

Y es que el IRPF es un impuesto progresivo, que grava proporcionalmente más a aquellos contribuyentes que obtienen rentas más elevadas. Por tanto, ya no es solo que tengan que pagar más en términos absolutos, sino también relativos. De hecho, las rentas superiores a 60.000 euros representan el 3,12% del total de contribuyentes y aportan el 32,4% de la recaudación por IRPF. Cada rico aporta, de media, 160 veces más que el contribuyente medio.

El aumento del "IVA cultural" supone un grave problema para nuestra cultura

Si bien es cierto que el incremento del IVA al 21% ha supuesto un problema no solo para la industria del cine y de la cultura, sino también para muchas otras empresas, esta afirmación contiene una verdad a medias. Y es que, en realidad, no existe ningún IVA cultural como tal.

En España, hay tres tipos de IVA: general, reducido y superreducido. Cada uno de ellos gravan diferentes tipologías de productos o servicios, entre los cuales se encuentran los que todos consideramos culturales. Sin embargo, no se aplica el mismo tipo de IVA a todos ellos. Es verdad que las entradas de cine o teatro soportan un tipo general del IVA del 21%, pero los libros y las revistas están sometidas al tipo superreducido del 4%. Y, a su vez, los museos, las galerías, las pinacotecas o los espectáculos deportivos de aficionados pagan el 10%

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos