Compartir
Publicidad

Nuevo tipo reducido del Impuesto de Sociedades tras la última reforma aprobada

Nuevo tipo reducido del Impuesto de Sociedades tras la última reforma aprobada
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El Real Decreto Ley 4/2013 de 22 de febrero introdujo una reducción en el tipo de gravamen aplicable al Impuesto Sobre Sociedades para las entidades de nueva creación, entendiéndose como tales las constituidas a partir del 1 de enero de 2013.

Durante los dos primeros periodos impositivos en los que la base imponible sea positiva, es decir, en los dos primeros ejercicios en los que se obtenga beneficio, se aplicarán los siguientes tipos de gravamen: el 15% para la base imponible comprendida entre cero y los 300.000 euros y el 20% para el resto de base imponible. Su aplicación queda exceptuada cuando los sujetos pasivos deban tributar a un tipo diferente al general.

Si el período impositivo tuviera una duración inferior al año, la parte de la base imponible que tributará al 15% será la resultante de aplicar a 300.000 euros la proporción en la que se hallen el número de días del período impositivo y 365 días, o bien la base imponible del período impositivo, en el caso de que esta resulte inferior. Esta escala no será de aplicación para el cálculo de los pagos fraccionados.

El Real Decreto sienta una serie de condicionantes que intentan evitar la creación de empresas por parte de individuos que ya estuvieran realizando la misma actividad, bien sea directa o indirectamente. De este modo, la reducción no será aplicable si con carácter previo la actividad se hubiera realizado por otras personas o entidades vinculadas y transmitida a la entidad de nueva creación. Tampoco lo será si durante el año anterior a la constitución, la actividad hubiera sido ejercida por una persona física que ostente una participación, en el capital o en los fondos propios de la entidad de nueva creación, superior al 50%.

No tendrán la consideración de entidades de nueva creación aquellas que formen parte de un grupo con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas.

Las condiciones establecidas para poder aplicar la reducción son similares a las que afectan al IRPF, cabe pensar que su eficacia seguramente será la misma.

En Pymes y Autónomos |La reducción en IRPF para los autónomos de nueva creación Imagen |Irekia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos