Si no me compras yo no te compro

Sigue a Pymesyautonomos

Regalo

En ocasiones, las relaciones comerciales entre dos negocios se mantienen en el tiempo por el hecho de que ambos se compran productos mutuamente, dilatando su relación comercial hasta que uno de los ‘asociados’ deja de comprarle al otro, tal y como se tratase de la ‘violación’ de un pacto a los que a ambos parecen, solo parecen, dispuesos a respetarlo.

Casi siempre, esta situación se reproduce entre empresas y/o negocios pequeños dentro de una zona comercial muy focalizada, normalmente en núcleos de población pequeños, en la que ambos socios necesitan un input productivo que el otro produce, al exisir una oferta muy limitada en la zona económica de referencia, por lo que ambos necesitan comprenderse mutuamente.

Normalmente, esta situación se apoya en la existencia de una escasa oferta sobre el bien o servicio adquirido, pero también se da en el caso de que aún existiendo una oferta aceptable, soportamos el ‘pago’ de un sobreprecio porque nuestro proveedor es a la vez nuestro cliente. Pero claro, esta relación también es frágil, por lo que si alguno de los cooperantes intenta abusar del otro, el ‘compromiso’ se acabará rompiendo.

El porqué de la ruptura en muchos de los casos, se debe cuando alguno de ellos quiere forzar la balanza hacia su lado, comenzado a maltratar comercialmente a su socio, buscando este último otras alternativas en el mercado. Por lo que para que esta relación pueda perdurar en el tiempo, ambos deben entender que es necesario que los dos ganen, dejando fuera de su relación la maximización de los objetivos individuales.

En Pymes y Autónomos | Quién regala bien vende
Imagen | perfumeriaibarrondo


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario