¿Cómo calcular el IVA en caso de que se produzca una modificación del tipo impositivo?

Sigue a Pymesyautonomos

iva_nuevo

Las modificaciones de los tipos impositivos del IVA son hechos totalmente aislados dentro de la política nacional de un país, pero cuando se producen provocan graves prejuicios para las empresas, en especial para las pymes y para los autónomos. Uno de los costes de este proceso, aunque no parezca, es el cálculo erróneo del importe a pagar en cada una de las liquidaciones trimestrales.

Después de conocer que el Gobierno está planteando un aumento de los tipos impositivos del IVA reducido y superreducido, creo que es conveniente conocer cómo se realiza el cálculo correcto de este importe ya que, aunque parezca un cálculo obvio, no siempre se realiza de forma correcta.

Para realizar el cálculo de forma correcta tenemos que restar del precio del producto la cuota líquida calculada a partir del tipo impositivo anterior y sumarle la cuota líquida calculada para el nuevo tipo impositivo. En otras palabras, tendremos que sumar al precio del producto sin IVA el importe calculado para el nuevo IVA. El problema es que no siempre se realiza así, si no que se calcula la diferencia entre los dos tipos impositivos directamente y se aplica al precio de venta al público (PVP) anterior.

Por ejemplo, en la última modificación del IVA de 2010, el modo de proceder no es sumar un 2% (18-16) del PVP anterior, si no aplicar el 18% al precio sin impuesto. Por ejemplo, un producto cuyo precio sin impuesto es de 1.000 euros, costaría con el nuevo impuesto 1.180 euros, mientras que con el anterior impuesto el PVP sería de 1.160 euros; si realizáramos el cálculo erróneo el precio del producto aplicando el nuevo tipo impositivo a partir del anterior sería de 1.183,2 euros (1160 * 1,02).

En este caso la diferencia de precio no es muy grande, tan solo de 3,2 euros, pero puede hacer disminuir las ventas si no se trata de manera adecuada, más aún si el IVA soportado está calculado de forma correcta por parte de los proveedores.

Tendremos que aprender a convivir con este tipo de situaciones, ya que la situación económica es muy inestable, la modificación de los tipos impositivos está a la orden del día y el cálculo de las bases liquidables es algo que en ocasiones puede resultar muy complejo y laborioso. Las modificaciones del IVA pueden llevar aparejadas mayores costes más allá que los propios de la subida del IVA si no lo gestionamos de manera correcta.

En Pymes y Autónomos | ¿A quién afectaría más una subida de los tipos especiales del IVA?
Imagen | sparkieblues

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario