¿Cuánto de complicado y caro es emprender en España respecto a Europa?

Sigue a

Europe

Hace unas semanas les hablé en estas páginas sobre lo caro que resulta ser autónomo en España en comparación con otros países, y hoy quiero ir poco más allá, apoyándome en algunos datos que se desprenden de un post del blog de Finikito. Porque cuando comparamos las dificultades a la hora de emprender en un país y en otro, estarán de acuerdo conmigo en que no solo podemos mirar la cuota que han de afrontar los trabajadores por cuenta propia, sino que también otros aspectos, como por ejemplo las trabas burocráticas, y el entorno empresarial, entre otros.

Comencemos por los costes asociados a la figura del autónomo:

1. Costes asociados a los trabajadores por cuenta propia

La cantidad que ha de desembolsar un autónomo en España oscila entre los 180 y los 300 euros mensuales, una cifra comparativamente superior a la de otros países de nuestro marco de comparación como es el caso de:

  • Reino Unido: dónde solo se paga una cantidad mensual que oscila entre los 12 y los 56 euros
  • Francia: no se paga durante el primer año, y solo se tendría que pasar por caja a partir del segundo (los del ejercicio en curso adicionados con los que corresponden al primer año), de tal modo que el empresario no tendría que afrontar las cuotas del primer año en el caso de que su aventura empresarial no prospere
  • Alemania: el coste de la cuota es más alto que en los casos anteriores, al ser de 140 euros, aunque es más baja que la española. Y también se pueden eximir de su pago a los profesionales que no alcancen el umbral de los 1.700 euros netos al mes, aunque por contra, se les obliga al pago de un seguro de salud, cuya prima mensual puede llegar a los 200 euros para cubrir las contingencias que no se contemplan en el sistema público de salud

2. Aspectos burocráticos

El aspecto burocrático acapara una gran importancia, porque aunque muchas veces no es mesurable desde el punto de vista estrictamente económico, puede suponer un gran lastre en lo que se refiere a tiempos de espera, ya que hay países que cuentan con una burocracia compleja que nos impiden la puesta en marcha de nuestro negocio en un lapso de tiempo razonable

En este apartado España sale claramente perdiendo en comparación con otros países, ya que la coexistencia de diecisiete comunidades autónomas configuran un entorno complejo, en el que las empresas foráneas no se encuentran cómodas, aunque por suerte esta situación puede cambiar favorablemente con la nueva Ley de unidad de mercado.

La situación preexistente en España no es comparable a la existente en países como Francia, Reino Unido, Austria, o incluso Alemania, donde cada región cuenta con las mismas leyes, y también con un registro único. Por lo que esperemos que el modelo español converja hacia los anteriores con la citada ley.

Todos conocemos la lentitud de los trámites en España, pero por ejemplo en Reino Unido y Francia no tiene nada que ver, señalemos su manera de proceder para admirarlo:

  • Francia: los promotores de una empresa solo han de rellenar un único formulario, que también se puede cumplimentar online, de tal modo que los tiempos de respuesta son mucho menores y también los costes gestión. En cuanto a la seguridad social existe un modelo de pago simplificado, por lo que se reduce el riesgo legal y la complejidad administrativa cuando a priori no sabemos por qué circuito gestionar nuestro negocio en función de algunos parámetros como el tamaño de la empresa o su sector de actividad. Además, en este país existe una férrea protección del patrimonio de los empresarios, ya que salvo negligencia, pueden ‘salvar’ su patrimonio personal y familiar en caso de una quiebra.
  • Reino Unido: destaca por su enorme eficacia, ya que desde que solicitamos su creación, solo tenemos que ingresar a una cuenta colectora la cantidad de una libra, y en tan solo 24 horas se pone en marcha la sociedad.

3. Capital a desembolsar

En cuanto al capital a constituir y desembolsar, recordemos que mientras que en el caso español se necesitan 3.005,06 euros para una sociedad de responsabilidad limitada, y 60.101,21 euros para el caso de una sociedad anónima. Algunos países europeos dictaminan lo siguiente:

  • Francia: solo necesitan un euro para emprender un negocio en el caso de una limitada, pero para la sociedad anónima se requieren 37.000 euros
  • Reino Unido: en el caso de una limitada no se necesita ni una sola Libra, de tal modo que una empresa puede comenzar su actividad sin la necesidad de constituir un capital. Mientras que en el caso de una sociedad anónima se necesitan 57.245 euros, de los que el 25% se ha de encontrar desembolsado

Estos dos países destacan por que las empresas requieren una menor necesidad de capitalización, pero por otro lado, se sitúan Alemania y Austria, que aplican por su parte modelos mucho más conservadores en este sentido, al exigir mayores garantías y necesidades de capital, estas son:

  • Alemania: para crear una sociedad limitada se necesitan 25.000 euros, y una sociedad anónima 50.000 euros
  • Austria: con la necesidad de reunir 35.000 euros para el caso de la sociedad limitada, y 70.000 euros en la sociedad anónima, solicitándose en ambos casos el desembolso del 50% del capital en efectivo

4. Conclusiones

Con estos datos sobre la mesa, lo que me resulta extraño es que haya tantos autónomos en España, porque los requisitos son mucho más duros que los existentes en los países de nuestro entorno. Adicionalmente, decir que estas necesidades son comparativamente mucho más altas teniendo en cuenta nuestra situación económica, y los pocos incentivos que tienen los trabajadores por cuenta propia en comparación con las de los trabajadores por cuenta ajena a la hora de desarrollar una actividad.

En los próximos meses tendremos que estar al tanto de lo que se deduzca de la Ley de unidad de mercado, y también, ver finalmente qué sucede en cuanto a la fallida Ley de emprendedores, porque en la medida en la que los autónomos no dispongan de ciertas garantías y de mayor apoyo gubernamental, el emprendimiento no terminará de despegar en España.

En Pymes y Autónomos | Es muy caro ser autónomo en España
Imagen | marcbel


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios