Compartir
Publicidad

La caducidad de los equipos portátiles

La caducidad de los equipos portátiles
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La empresa tiende a exprimir hasta el límite todos sus recursos. Entre ellos, por supuesto, están también los equipos informáticos y muy especialmente los equipos portátiles. A muchas empresas les cuesta reconocer que este equipo que tienen ya no cumple con su función, pero además no lo hace desde hace años, pero se mantiene por si acaso se necesita un día. Y es que la caducidad de los equipos portátiles es más longeva que en los equipos de sobremesa.

Y esto a pesar de tener en muchos casos acceso a menos actualizaciones de hardware que los equipos de sobremesa. Al tener un coste más alto, en general entre un 20 y un 30%, no se ampliará memoria, o disco duro o se añadirá algún componente como una tarjeta que podemos incorporar, ya que en muchos casos se considera que no es rentable dicha inversión.

El resultado es que muchas veces se mantienen equipos de características que hace tiempo que ya fueron retirados de los equipos de sobremesa. Se mantienen en un armario por si es necesario utilizarlos como equipos extra o para salidas esporádicas. Pero su funcionamiento, salvo para estos cometidos es francamente deficiente.

Además la imagen que queda de nuestra empresa cuando tenemos que utilizar un equipo de estas características no es la mejor. Tener que esperar varios minutos hasta que el equipo se pone en marcha, transiciones entre distintos programas muy lentas u olvidarnos de la multitarea son sólo algunos aspectos que debemos contemplar.

Quizás valdría más la pena invertir en algún ultraportátil de gama baja que nos daría más prestaciones que aquel viejo Pentium III que todavía mantenemos. Funcionaría mucho mejor y nos daría una solución a estas necesidades esporádicas de nuestra empresa. Si no tenemos esta capacidad de inversión tendríamos que considerar buscar un sistema operativo que consuma menos recursos.

Existen distribuciones linux cuyo consumo de recursos es muy escaso que pueden darle una segunda vida al equipo. Lo complicado es encontrar una que se ajuste a nuestro equipo, no nos de algún problema de reconocimiento de hardware o nos aporte toda la funcionalidad que necesitamos. En todo caso si los mantenemos tal y como están, lo cierto es que tenemos que asumir el peaje de trabajar con un equipo obsoleto y saber hasta donde podemos llegar con él.

En Tecnología Pyme | La gestión del ciclo de vida del hardware en la empresa Imagen | billjacobus1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos