Compartir
Publicidad

Desmontando los miedos a la nube en la pyme

Desmontando los miedos a la nube en la pyme
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevamos años utilizando la nube

La desconfianza a la nube en las pequeñas empresas creo que no está justificada. Durante años las empresas, sobre todo las más pequeñas, las micropymes, han estado utilizando la nube. Es más, la nube era un ejemplo de un buen servicio, flexible y seguro para trabajar. Por eso vamos a hacer un ejercicio para desmontar los miedos a la nube en la pyme.

Gmail es trabajar con el correo en la nube, sólo que cuando nació el servicio no se le llamaba así. Muchas empresas tienen sus páginas web en un servicio de alojamiento. Es decir, en la nube. Vamos a utilizar el primer ejemplo, que es de todos conocidos donde tenemos los datos en un servidor que no sabemos donde está y, en el mejor de los casos, tenemos una copia en local con un gestor de correo tipo Outlook, pero en muchas ocasiones lo fiamos todo a Google.

Aplicaciones en la nube que no identificamos como cloud


Porque este es uno de los principales problemas para generar la confianza necesaria en la nube. Llevamos años utilizando aplicaciones que no están en nuestros servidores, que están en la nube. Haced un ejercicio de revisión y veréis si en vuestra empresa hay servicios que no tenemos alojadas en nuestras instalaciones.

Pero también utilizamos discos duros virtuales, como Dropbox o intercambiamos documentos a través de Google Drive. Claro que muchos pueden decir que en estas ocasiones se intercambian datos que no son sensibles o críticos. O han contratado un servicio para realizar copias de seguridad online, de manera que no tienen que preocuparse por tener una copia fuera de sus instalaciones.

¿Y qué pasa con los datos?


Depender de un proveedor externo hace que muchos tengan miedo a perder sus datos. ¿Qué pasa si cierran el servicio? Pues en este caso volvamos a pensar en Gmail. ¿Qué pasaría si Google decidiera cerrar el servicio? ¿Cuántos de nosotros perderíamos datos? Lo mejor en estos casos es tener una copia de nuestros datos en local de forma periódica. Todos los servicios en la nube permiten exportar los datos del mismo y no es demasiado complicado ni engorroso.

Backup

Otra cuestión es quién tiene acceso a mis datos. Si pensamos en el correo electrónico que utilizamos alegremente y vemos la cantidad de adjuntos y datos que enviamos tenemos la respuesta. Ya enviamos facturas a través de este medio, ¿por qué tenemos miedo entonces a tener la aplicación de facturación en la nube? Es bastante improbable que alguien vaya a un centro de datos a buscar nuestra información crítica. Es más habitual que las fugas de datos sean de ámbito interno.

Se trata de tener una copia de seguridad, tal y como hacemos con nuestro servidor local. Siempre hay que tener un plan B para poder continuar con nuestro negocio aunque exista un problema, ya sea para nosotros en local o del lado de nuestro proveedor. No es necesario que la copia se realice todos los días, ni tener un esquema de copia seguridad. Bastaría en muchos casos con un copia semanal… en el peor de los casos.

¿Y si me suben los precios y hacen inviable mi negocio?


Esta es otra de las preguntas que he visto repetida en muchas empresas. Y esto lo resuelve la competencia entre servicios. Pongamos el caso de una aplicación de facturación o contabilidad que tenemos instalada en nuestros equipos y que tenemos que actualizar porque ha cambiado la normativa. ¿Qué ocurre si la empresa de software decide subir los precios un 50%? Lo más probable es que dejemos a esta solución de software y optemos por otra.

Exactamente lo mismo ocurría si nuestra aplicación está en la nube. No estamos atados a un proveedor de servicios, más allá de lo que nos implica un cambio de aplicación, por lo que respecta a bajada de la productividad hasta que nos adaptemos. No debería afectar a la continuidad del negocio. Además que siempre podemos optar de nuevo por soluciones instaladas en los equipos o servidor.

¿Y si fallan las comunicaciones?


Más que un fallo del proveedor, donde nos aseguran unos niveles de servicio que por lo general están fuera del alcance de la mayoría de las pymes, lo cierto es que necesitamos tener una banda ancha de calidad. Si tenemos un problema con la línea también afectará a nuestro trabajo, por eso siempre es necesario tener una línea de reserva.

Esto cada vez es menos un problema, debido a que ya son muchas las empresas que utilizan banda ancha móvil ya sea en sus teléfonos móviles o con módem USB para portátiles. El caso es que podemos utilizar estas conexiones en momentos de emergencia para seguir trabajando. El aumento de coste que esto tiene se compensa en muchos caso con el acceso remoto desde cualquier ubicación a las aplicaciones y recursos.

Es una cuestión de economía


Una vez analizados todos los posibles problemas llega la hora de tomar una decisión y aquí los números mandan. Dependiendo de nuestro tipo de empresa los costes serán distintos. Lo que es indudable es que la puesta en marcha de un modelo de empresa que utiliza el cloud es más económico. A la larga se van compensando los costes.

Pero creo que el desconocimiento o el miedo a perder un control sobre datos y aplicaciones no debe ser un motivo para tomar una decisión. Porque además creo que ese control en local tampoco existe para una gran mayoría de las empresas que están igual de expuestas a posibles problemas o más que lo estarían trabajando en la nube.

En Tecnología Pyme | Tipos de Cloud
Imagen | bosela | mconnors

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos