Compartir
Publicidad

LLegar estresado a trabajar, una razón más para implantar el horario flexible

LLegar estresado a trabajar, una razón más para implantar el horario flexible
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los principales problemas que sufrimos los empleados en las empresas es tener un horario de entrada y salidas inamovibles en muchos casos. Esto genera un estrés innecesario para cumplir con dichos horarios y es algo perfectamente evitable si se implantan horarios flexibles en la empresa.

Se trata de abrir el abanico de entrada en la oficina, por lo general en una horquilla de un par de horas y a la vez gestionar el tiempo que tienen para comer o la hora de salida. De esta forma se puede adaptar el horario a nuestras circunstancias vitales, se permite evitar horas puntas y atascos en las grandes ciudades o ajustar el tiempo para comer a lo que cada uno necesite.

De esta forma si un día se llega un poco más tarde simplemente sabemos que tendremos menos tiempo para comer o nos tenemos que quedar un poco más tarde a la hora de la salida. Lo importante es que cuando estemos en el trabajo nos podamos centrar en las tareas pendientes y no en quién tiene que recoger a los niños a la salida del colegio o atender una emergencia doméstica.

Estas pequeñas cuestiones hacen que los empleados valoren mucho más su puesto de trabajo, se sientan más cuidados por la empresa y se comprometan con ella. Si con el horario flexible se pueden ahorrar dinero en desplazamientos al evitar atascos, en guarderías si no tienen que dejar antes a sus hijos en el colegio o tienen la posibilidad de adaptar el horario a su vida después del trabajo supone una gran ventaja.

Es cierto que no en todos los puestos de trabajo se puede implantar. Resulta imposible en aquellos que son 24x7, donde hay un relevo entre trabajadores y la entrada de uno implica la salida del otro. Lo mismo ocurre con los negocios o empresas que tienen que cubrir un horario de atención al público. Pero muchas veces es más una cuestión de voluntad y organización que de imposibilidad.

Al final es fundamental tener cubierto un horario, pero también que en dicho tramo los empleados logren ser lo más productivos posibles. Si llegan tarde, estresados y nerviosos, su capacidad de concentración disminuirá bastante haciendo que sea muy complicado que puedan centrarse en el trabajo que tienen por delante en la jornada laboral.

En Pymes y Autónomos | BBVA: otro gigante que flexibiliza el horario laboral

Imagen | Jan Vašek

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos