Sigue a

financialsheet.jpg

El otro día le dedicábamos un post a la anunciada actualización de balances, lleno de interrogantes. Con la presentación del proyecto de Ley se han despejado, y lo iremos viendo más adelante. Algunos de nuestros temores se han desechado, otros se confirman: se recortan las amortizaciones.

Una de las primeras lecciones que asimila todo empresario es la de la importancia de las amortizaciones de nuestro inmovilizado. Por motivos financieros, por prudencia, pero también por motivos fiscales. La actualización de balances incidía en esa mejora, permitiendo incrementar esas amortizaciones. Pero como siempre hay trampa. O trampilla.

En el ámbito del Impuesto sobre Sociedades, se introduce una medida de carácter temporal, tendente a limitar parcialmente, para grandes empresas, la amortización fiscalmente deducible correspondiente a los períodos impositivos que se inicien dentro de los años 2013 y 2014 con el objeto de conseguir un incremento recaudatorio en esta figura impositiva.

Esto es lo que dice la Exposición de Motivos del Proyecto de Ley de Acompañmiento a los Presupuestos Generales. Traducido conforme a lo que luego se desarrolla en el texto:

  1. Si facturas más de 10 millones de euros, Hacienda tiene un regalo para ti.
  2. Tu te amortizaras contablemente según los coeficientes del Impuesto de Sociedades (art. 11, 1 y 4).
  3. Ahora bien, solo te podrás desgravar fiscalmente el 70% de dicha cifra, el restante 30% no te lo podrás desgravar durante los ejercicios 2013 y 2014.

Hacienda es muy fina, y esto lo define del siguiente modo

Lo dispuesto en este artículo determinará un incremento del plazo de deducibilidad fiscal de la amortización, sin que de ello derive un cambio en los coeficientes o porcentajes de amortización o cuotas por dígito que hubieren correspondido de no haberse aplicado la limitación prevista en este artículo.

Es decir, a los chicos de Hacienda les viene mal que te apliques el 100% de las amortizaciones en los próximos dos años. Te recortan un 30% y se quedan muy panchos, diciéndote que podrás deducirlo más adelante (aunque no acaba de quedar claro cuándo, y mucho menos la credibilidad de dicha promesa). De esta quita manu militari sólo se libran aquellos que tengan un plan de amortización especial aprobado por Hacienda.

Por tanto, recomendaría a las medianas empresas que antes de actualizar sus balances hagan números con este submarino que les están colando, y lo que es peor, en la forma en que lo hacen. Mucho me temo que la actualización de balances, que nos venden como una mejora para las empresas, acabará siendo una medida recaudatoria pura y dura para empresas despistadas.

PD: Calificar como gran empresa aquella que tenga una cifra de negocio de más de 10 millones de euros es una broma. Entender que toda aquella que no sea de reducida dimensión es grande me resulta un tanto sofista.

Más información | Congreso de los Diputados
En Pymes y Autónomos | Actualización de balances por un 5%: ¿oportunidad o amenaza?
Imagen | kenteegardin

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario