Compartir
Publicidad

Fiscalidad de empresas de reducida dimensión (I)

Fiscalidad de empresas de reducida dimensión (I)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Es importante destacar que a partir del año 2011 el limite de volumen de negocio por el cual una empresa es considerada de reducida dimensión se amplia de 8 millones de euros a 10 millones de euros lo cual aumenta el número de empresas que pueden acogerse a este régimen.

Además en caso de que se alcance este límite de diez millones de euros estos incentivos fiscales también serán de aplicación en los tres períodos impositivos inmediatos y siguientes a aquél período impositivo en que la entidad o conjunto de entidades alcancen la referida cifra de negocios de diez millones de euros.

Los beneficios fiscales para las empresas de reducida dimensión, que desglosaré en dos entradas, son los siguientes:

  • Dotación global por posible insolvencia de deudores, valorada en el 1% del saldo de la cuenta de deudores a fin de ejercicio (habitualmente 31 de diciembre). Sobre este saldo de deudores podemos dotar una provisión del 1% de dicho saldo exceptuando los deudores que tuvieran dotada una provisión individualizada, de créditos de entidades vinculadas, entidades de derecho público, entidades de crédito, de garantía reciproca, créditos garantizados mediante derechos reales o aquellos créditos objeto de renovación o prorroga expresa.
  • Libertad de amortización para las inversiones realizadas en elementos del inmovilizado material nuevos y de escaso valor. Se exigen las siguientes condiciones, que la inversión debe ser en elementos con valor unitario inferior a 601.01 euros. y que el importe maximo que puede acogerse a la libertad de amortización es de 12.020, 24 euros.

Por ejemplo, si una empresa compra 24 ordenadores de valor unitario de 500 euros haciendo un gasto total de 12.000 euros independientemente de que active en su contabilidad dichos ordenadores y posteriormente los amortice contablemente, desde un punto de vista fiscal son gasto del ejercicio llevándolo todo a resultados mediante un ajuste extracontable en el impuesto de sociedades en caso de tener forma societaria.

Si esta misma empresa en vez de comprar 24 ordenadores compra 30 haría un gasto de 15.000 €. En este caso podría llevar a gastos 12.020,24 euros teniendo que amortizar fiscalmente los restantes 2.978,76 euros con cualquiera de los métodos admitidos por la ley del impuesto.

Imagen | alancleaver_2000
En Pymes y Autónomos | Fiscalidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos