Sigue a

El documental que os traigo hoy es La Toma, obra de Avi Lewis y Naomi Klein. En el narra la última gran crisis argentina post-Menem, y se centra en las llamadas empresas recuperadas, planteando en un momento dado una interesante cuestión: ¿puede haber empresa sin empresario?

Me encuentro tremendamente lejos de la visión de Klain. A veces pienso que tan, tan lejos que dando la vuelta es posible que en algunos casos llegamos a alguna conclusión similar (si grandes corporaciones se alían con el Estado para ella es liberalismo, para mi puro corporativismo, por no hablar de fascismo). Lógicamente, en este documental discrepo en numerosos casos de su valoraciones, o de su doble baraja poniendo al descubierto los enjuagues de Menem/Zenon y loando en cambio el movimiento autoritario del peronismo ya en el pasado, ya en el presente (da nauseas su visión parcial de lo que fue Juan Perón).

Pero hoy no estamos aquí para hablar de modelos socioeconómico y políticos. Hoy nos toca centrarnos en la apropiación por parte de sus extrabajadores de empresas cerradas. Es lo que se ha venido en denominar en Sudamérica Movimiento de Empresas Recuperadas, articuladas a través de cooperativas o modelos afines.

No nos olvidemos de que en nuestro propio país se han vivido experiencias similares en procesos concursales, donde dados los créditos preferentes de los trabajadores, y la presión social, se han llegado a soluciones similares. Buena parte de las cooperativas y sociedades laborales nacen de estas cenizas empresariales. Pero, ¿son empresas sin patronos?, ¿son empresas sin empresarios?

Ni mucho menos. Limitar la figura del empresario al que pone el capital y se apropia una supuesta plusvalía del trabajador es desconocer su verdadero rol. El empresario asume riesgos, el empresario innova, el empresario gestiona. Y si no hay alguien que asume ese rol de liderazgo , no hay empresa. De hecho, buena parte de estas reconversiones empresariales que he conocido que han fracasado se ha debido a la ausencia de esa figura. Y viceversa, buena parte de las que han tenido éxito han contado con un líder empresarial al frente que se ha descubierto en dicha faceta con este trance, y que incluso ha impulsado nuevos proyectos a posteriori.

Si no es así, luego pasa como con muchas de esas empresas recuperadas argentinas que presionaba/mendigan a las autoridades públicas lineas de crédito ad hoc, mercados cerrados y prebendas varias, ya que más allá de ellas son incapaces de subsistir.

PD: Y todo sin hablar de la legalidad de muchas de estas expropiaciones, del asalto a la propiedad privada que suponen en mucho casos (no en todos, al menos en nuestro país).

En Pymes y Autónomos | Las cooperativas de trabajo, una alternativa poco conocida, El Club de la Lucha: Manifiesto por la Innovación

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario