Compartir
Publicidad

¿Línea de crédito o préstamo? ¿Qué me conviene más?

¿Línea de crédito o préstamo? ¿Qué me conviene más?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es mejor hacerse las preguntas antes que lamentarse después, por eso es mejor analizar detenidamente antes de formalizar un crédito o un préstamo qué es lo que más conviene a una empresa o autónomo. Podríamos erróneamente pedir un crédito a un año para pagar un vehículo, pero ¿estaremos en disposición dentro de ese tiempo de pagar el importe integro de la cantidad asumida?

En los casos en que la inversión tiene un periodo de amortización superior al año el préstamo es la figura más aconsejable, ya que permite al negocio ir generando la liquidez necesaria durante varios años para poder ir devolviendo el principal más los intereses.

¿Cuáles son las principales diferencias entre préstamos y créditos?

Es relativamente habitual hablar de forma indistinta de créditos y préstamos para financiar las empresas, pero debemos de saber que estos términos en realidad hacen referencia a contratos distintos. Si bien, en ambos casos la entidad financiera pone a disposición de sus clientes dinero que debe de ser devuelto, la forma en la que se dispone de este y cómo este debe ser devuelto marcan las diferencias.

Mediante el contrato de crédito más habitual, la entidad financiera pone a disposición de sus clientes una cantidad de dinero fijada por el limite del crédito, de la que pueden ir disponiendo a medida que lo vayan necesitando en cualquier momento durante el plazo de tiempo acordado.

El cliente, por su parte, se compromete a devolver la cuantía dispuesta, así como los intereses y comisiones bancarias pactados en los plazos acordados. Además, el cliente puede devolver parcial o totalmente el importe dispuesto antes de su vencimiento, pudiendo volver a disponer de ese importe en futuras ocasiones durante la vida del crédito.

El contrato de crédito utiliza normalmente el soporte de una cuenta corriente donde se van anotando las disposiciones y reintegros que efectúa el cliente, por ello también se denomina “contrato de crédito en cuenta corriente”. Pueden pactarse diversas formas de disponer del dinero de la cuenta corriente asociada: cheque, domiciliaciones, pago en efectivo, tarjetas...

El crédito en cuenta corriente resulta más flexible que el préstamo, puesto que el cliente tiene a su disposición una cantidad de dinero durante un tiempo

El crédito en cuenta corriente resulta más flexible que el préstamo, puesto que el cliente tiene a su disposición una cantidad de dinero durante un tiempo, pudiendo hacer varias disposiciones y reintegros respetando la cantidad máxima y el plazo acordados, mientras que en el préstamo el cliente recibe normalmente de una sola vez, al inicio del contrato, una cantidad pactada de dinero, obligándose a su devolución en los plazos e importes preestablecidos en el plan de amortización, cuya variación implicaría costes adicionales para el cliente.

La financiación obtenida por un crédito se puede destinar a la financiación de cualquier tipo de necesidad económica o financiera, permitiendo financiar necesidades puntuales de liquidez para hacer frente al pago de seguros sociales, nóminas, proveedores, etc., siendo una herramienta de gran utilidad tanto para autónomos como para empresas.

Por su parte, los préstamos suelen concederse para financiar la adquisición de un bien o servicio en concreto: un coche, un local, maquinaria, etc.

Coche

Es importante que tengamos en cuenta, que un contrato de crédito se suele constituir por un plazo determinado, generalmente un año renovable, pero que una vez finalizado el plazo se deberá devolver a la entidad financiera o renovarse, pero la renovación está sujeta a la aprobación de los analistas de riesgos, por lo que no se puede tener la certeza de su renovación.

¿Cuáles son las principales características de los prestamos?

A diferencia de los créditos, los prestamos suelen ser de importes más elevados y tienen una larga duración, siendo la práctica más común que se soliciten afrontar inversiones cuyo periodo de amortización es superior al año.

Las principales modalidades de préstamos son los préstamos personales y los prestamos con garantía hipotecaria, cuya finalidad es la adquisición de inmuebles, siendo su amortización generalmente a plazos amplios, para que las cuotas a pagar encajen con los ingresos periódicos, tanto de particulares como de empresas.

Casa

¿Qué otros factores no intrínsecos a los préstamos y créditos es conveniente tener en cuenta?

Además del tipo de interés, comisiones y plazos, hay que fijarse en otros factores como la disposición a prestar el dinero

Cuando una empresa o autónomo se financia suele fijarse en el tipo de interés, comisiones de apertura, plazos de devolución, etc. Sin embargo, además de las condiciones intrínsecas de los propios préstamos y créditos hay otros factores que se deben considerar, como la disposición a prestar el dinero. En este sentido, Popular siempre ha sido un banco muy agil en la tramitación de financiación.

Imaginemos que un banco nos concede unas excelentes condiciones de financiación, pero nos cobra 200 euros de mantenimiento de la cuenta al año, comisiones por apuntes en la cuenta, elevadas comisiones por las transferencias, etc., entonces pudiera ser que lo que por un lado nos dan, por otro nos lo quitan.

Por esta razón, es importante considerar otros factores, tales como la existencia de bonificación en determinadas comisiones habituales. En este sentido, estas son las ventajas del Plan 0 para autónomos de Popular:

  • No se cobran comisiones de administración ni mantenimiento.
  • Exento de comisiones en transferencias emitidas desde cuentas en euros, nacionales y a la Unión Europea, realizadas a través de Banca por Internet y Banca Móvil, incluyendo los ficheros de transferencias de nóminas.
  • No se cobran comisiones por ingresos de cheques y pagarés nacionales en euros.
  • No se cobra cuota de emisión ni de mantenimiento en la tarjeta de débito Contactless, ni en la tarjeta de crédito MasterCard Professional, siempre que durante el año se realicen compras por importe superior a 8.000 euros con esta última.
  • Tampoco se cobra cuota de emisión en la tarjeta de crédito Iberia Sendo Business Oro, pudiendo además se puede conseguir una bonificación del 50% de la cuota de mantenimiento, siempre que durante el año realice compras por importe superior a 8.000 € en la versión Oro.

Para conseguir las ventajas del Plan 0 para autónomos es necesario tener domiciliados los Seguros Sociales o los impuestos y además, se deberá cumplir al menos dos de las siguientes condiciones:

  • Disponer de productos de financiación por un importe de 10.000 euros.
  • Mantener 30.000 euros en productos de ahorro.
  • Realizar 12 compras al trimestre con la tarjeta MasterCard Professional o con la tarjeta Iberia Sendo Business.
  • Realizar aportaciones de 50 euros/mes o 600 euros/año a un plan de pensiones.
  • Facturar con TPV un mínimo de 500 euros/mes o 1.500 euros/trimestre.
  • Que la suma de las primas de los seguros de cualquier modalidad (particular o profesional) comercializados por Popular de los que sea titular, sea superior a 300 euros/año.
  • Ser emisor de transferencias nómina.
  • Domiciliar la ayuda de la PAC.
  • Tarjeta Punto Agro con un consumo mínimo de 3.000 euros/año.
  • Ser titular de 1.000 acciones de Popular depositadas en cualquier entidad de Grupo Banco Popular.

Será necesario disponer del servicio de Correspondencia por Internet e informar al banco de su email y móvil.

Imagen | GotCredit

En Pymes y Autónomos | Dime qué necesitas y te diré cómo tienes que financiarte

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos