¿Sabemos delegar?

Síguenos

negocios

Como hemos analizando en estas páginas la delegación de tareas se convierte en un aspecto fundamental de la gestión empresarial, sobre todo cuando la empresa empieza a adquirir cierto empuje y dimensión, que normalmente tiene aparejado un aumento de la complejidad de la gestión.

No obstante, a pesar de que es algo generalmente aceptado, muchos gestores de empresa no lo hacen del mejor modo, ya que a veces por desconocimiento o por un problema de asignación de prioridades, no se realiza de forma eficiente. Entonces, ¿qué factores tenemos que tener en cuenta para una correcta delegación?

Pues bien, para proporcionar una respuesta a esta pregunta tenemos que remitirnos a las causas que nos ‘obligan’ a delegar, y señalar todas aquéllas tareas y/o procedimientos que nos restan tiempo para la gestión del negocio y la toma de decisiones, de talmanera que la delegación de funciones a algunos de nuestros subordinados o empleados, nos proporcione el ‘oxígeno’ necesario para atender los aspectos de gestión y estratégicos que requieren nuestra atención como gestores de empresa.

En algunas ocasiones nos olvidamos de este objetivo al existir ciertos vicios o tareas que nos gusta realizar nosotros mismos, lo que nos debe llevar a realizar un ejercicio de reflexión para evitar distraer nuestra atención con los aspectos no prioritarios que nos impidan abordar las cuestiones más importantes.

Imagen | business
En Ahorro Diario | Aprender a priorizar


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario