No hay que dar la cara por nadie

Síguenos

face

En estos tiempos de crisis en los que las oportunidades profesionales son escasas, se viven algunas situaciones peculiares, entre las que se encuentran las típicas llamadas de conocidos (o no tan conocidos) preguntándonos por dónde trabajamos y si podemos hacer llegar su currículum vitae al respectivo departamento de recursos humanos con el objetivo de obtener una oportunidad profesional.

Analizando esta situación, creo que muchas veces es fruto del desánimo y el cansancio a la hora buscar un empleo, pero otras, por contra, es fruto de la vanidad y el inmovilismo a la hora de enfrentarse a este reto, y tratar de que otros (nosotros) les realicemos este trabajo.

En mi vida profesional ya me he encontrado con muchas situaciones de este tipo, y aunque es cierto que en los últimos meses han aumentado el número de casos, nunca me he mojado por nadie, a no ser de que se trate de un buen candidato de manera objetiva.

Algunos de ustedes se preguntarán, ¿por qué no hay que ser solidario en este sentido? Pues bien, de lo que se trata es de no forzar la situación para favorecer la candidatura de un determinado profesional que no conocemos lo suficiente o del que no tenemos buenas referencias, para anteponerla ante otros candidatos más válidos, y luego nosotros pagar los platos ante el enorme riesgo de no acertar en el proceso de selección.

En Pymes y Autónomos | Empatizar para conseguir mejorar nuestras relaciones en la empresa
Imagen | tupwanders


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario