Compartir
Publicidad

¿Cómo debemos elegir un smartphone para la empresa?

¿Cómo debemos elegir un smartphone para la empresa?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Con la llegada la semana que viene al mercado del iPhone 5 sin duda se va a empezar a dar salida al stock de terminales que tienen las compañías y los fabricantes para dejar sitio a los nuevos modelos. No sólo al iPhone 5 sino también a los modelos presentados durante la IFA 2012, por eso es interesante saber cómo debemoe elegir un smartphone para la empresa.

Lo primero que tenemos que tener claro es el uso que vamos a darle, a corto y medio plazo. Tenemos que aprender a elegir terminales en función de su duración en la empresa con un periodo de tiempo de amortización de tres o cuatro años. Pero también en función del uso que queremos darle, si vamos a utilizar más la voz o los datos para tratar de amortizar la inversión que realizamos.

Tamaño de pantalla, procesador y batería


Lo cierto es que los nuevos terminales son cada vez más potentes. Procesadores más rápidos, pantallas más grandes y con mayor definición. ¿Pero realmente lo necesitamos en la empresa? Para la gran mayoria de los usuarios no serán necesarios. Al igual que los portátiles de gama alta no son para todas las empresas, con los móviles de última generación pasa un poco lo mismo.

Sólo en casos muy concretos es útil una pantalla de 5” o gran definición que además es lo que más encarece el precio, unido a la potencia del procesador. No sacaremos partido a un procesador que abre una página web un milisengundo antes que otro, procesadores en muchos casos con cuatro núcleos, con mucha más potencia de la que vamos a necesitar. Y esto además gasta más batería de la que sería necesaria.

Batería HTC

Porque aunque las baterías aumentan de capacidad, al tener mayores pantallas y procesadores con consumos más altos esto no implica que la autonomía del terminal aumente. De esta forma se están convirtiendo en un cuello de botella para estos dispositivos que limitan su funcionalidad. En todo caso algunos modelos de terminales están ofreciendo baterías de gran duración como uno de sus atractivos para ganar clientes.

Aplicaciones de uso corporativo


Una vez que tenemos las características de hardware de nuestro terminal tenemos que prestar atención a la plataforma con la que vamos a trabajar. Las aplicaciones son básicas hoy en día para mejorar la funcionalidad de un teléfono. En las empresas no suelen utilizarse demasiadas, pero es necesrio asegurarnos que están disponibles en la plataforma que vamos a elegir, ya sea iOS, Android, Windows Phone o BlackBerry.

Más allá de las aplicaciones más comunes tenemos que pensar si vamos a utilizar software bajo modelo SaaS y si tiene aplicaciones para la plataforma que hemos elegido. De poco nos servirá apostar por un CRM en la nube si luego no podemos acceder de forma cómoda desde nuestro teléfono móvil. Gran parte de su atractivo se pierde, así como la mejora de productividad que podemos conseguir.

Por lo general no habrá problemas en iOS o Android, que concentran el mayor número de aplicaciones y habrá que tener más cuidado con Windows Phone y con BlackBerry, que tienen que mejorar en este aspecto. Una última cuestión será la administración de los terminales. Si queremos o necesitamos tener una administración centralizada, debemos tener las herramientas adecuadas para hacerlo en cada plataforma.

¿Permanencias o terminales libres?


BlackBerry Bold 9790

Por último un aspecto muy importante para mi es el tema de las permanencias. La subvención de este tipo de terminales van ligadas a una tarifa plana que tiene unos costes elevados. Los terminales de gama más alta se ofertan con tarifas planas de mayor coste y durante un tiempo que oscila entre el año y medio y los dos años. Aquí toca revisar qué consumos tenemos, que cantidad de minutos medias, de datos o de llamadas a móviles de nuestra empresa.

No en todos los casos nos compensará la permanencia asociada a esa tarifa, sino que a veces es preferible adquirir el teléfono móvil libre para luego elegir una tarifa más económica en función de nuestro consumo. Sobre todo si conseguimos desviar parte de nuestro consumo de voz a los datos, ya sea mediante correo electrónico o mediante mensajes, puede que sea interesante esta opción. Se trata de adquirir el teléfono móvil como si de cualquier otro hardware se tratara, independientemente de la compañía que luego elijamos para que nos preste el servicio.

En Tecnología Pyme | ¿Están desaprovechados los móviles de última generación en la empresa?
Imagen | warrenski

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos