Compartir
Publicidad

Absentismo presencial, cuando estamos en la empresa como un ficus

Absentismo presencial, cuando estamos en la empresa como un ficus
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Absentismo presencial, parece un oxímoron pero no deja de tener todo el sentido cuando hay empleados que acuden a su puesto de trabajo pero dejan realizar las tareas asignadas para ocuparse de cuestiones personales. No es una situación habitual, pero tampoco excepcional.

La cuestión es cuánto tiempo de nuestra jornada dedicamos a temas personales. Pueden darse dos tipos de situaciones, la excepcional y la habitual. En la primera el empleado tiene que resolver algún inconveniente de su vida personal durante la jornada laboral. En muchos casos supone un foco de preocupación que impide su concentración en el trabajo que tiene delante.

Una conexión a Internet, un par de llamadas para poder resolver algo que ha ocurrido puede ser suficiente para volver al trabajo sin tener esa preocupación en la cabeza. Se vuelve a las tareas pendientes y nos podemos concentrar en acabar lo antes posible para salir a la hora programada.

La habitual es cuando directamente contamos con tiempo del trabajo para resolver cuestiones personales, como puede ser la planificación de un viaje, de las vacaciones o cualquier otro tipo de cuestión, hurtando a la empresa horas de trabajo o dejando de realizar tareas asignadas.

Es excepcional porque no puede mantenerse en el tiempo, ya que tarde o temprano nos puede pasar factura en la empresa. No es algo que se pueda disimular. Pero es más grave porque no se puede solucionar. El empleado no recupera la concentración una vez solucionado el problema.

El absentismo se combate en algunas empresas con un banco de horas que puede servir para solucionar cuestiones personales imprevistas. Pero no son efectivos para los empleados que utilizan el tiempo de trabajo de forma habitual para cuestiones personales. Las empresas tienen que combatir el absentismo, crear planes de para reducirlo y hacer un seguimiento para ver su cumplimiento.

Al final son muchas horas las que se pierden en la empresa, pero también otros empleados que ven como una ausencia de sus compañeros significa una acumulación de tareas para ellos. Fomentar el incentivo de horas libres si se mejora la productividad puede ser una buena medida para ello.

Imagen | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio