ariasdelhoyo

Karma: 60 puntos de 100

Miembro de Pymesyautonomos desde

Última actividad

ariasdelhoyo ha hecho 627 comentarios en Pymesyautonomos:

  • 0 brillantes
  • 1 interesantes
  • 626 normales
  • 0 flojos
  • 0 irrelevantes
4

En Cambio de horario y fin de jornada laboral a las 6, propuestas para el pacto por la conciliación

  • karma: 28 | normal
  • 14 de diciembre de 2016 a las 00:00
5

En Calles peatonales sinónimo de ventas para el pequeño comercio

Hola Joana. Lamento disentir en este asunto. No siempre la peatonalización es sinónimo de ventas para el pequeño comercio. Como todo, unas veces sí, otras veces no. Evidentemente si vives a un "paseo" (valga la unidad de medida que me acabo de inventar) de la zona peatonal, pues puedes ir a comprar y todo será muy bonito, y todo el mundo con bolsas y con la cara de felicidad que se te pone al fundir la nómina. Pero si vives a paseo+n, ya te tienes que coger un medio de transporte público, o ir en tu coche y pagar un parking. A lo mejor el transporte público no tiene la frecuencia que te conviene, o no para donde necesitas, además tienes que volver con los paquetes. Imagina una madre que sale a comprar ropa y zapatos a tres hijos. No estoy imaginando nada raro. Cuatro billetes de autobús para allá, cuatro billetes para acá. Tres cajas de zapatos, tres o cuatro bolsas, ... Vale que estoy imaginando un caso puntual. Pero es que las curvas más complejas están formadas de puntos. No todo el mundo es un soltero que se va a comprar un par de plátanos para la merienda a la frutería de la esquina. Y como siempre pondré ejemplos de zonas peatonales que funcionan y zonas que no. En Valladolid hay una calle que ya era un éxito comercial. La calle Mantería estaba repleta de comercios, sobre todo zapaterías, y eso que tenía unas aceras muy chiquititas y tenía mucho tráfico. Se peatonalizó y siguió siendo un éxito. Porque Valladolid es muy grande y en un radio=paseo de esa calle hay miles y miles de posibles compradores. Además es una calle accesible en coche, porque hay aparcamientos a uno y otro lado, hay autobuses que te dejarán muy cerca. Ahora veamos el centro de Pontevedra que se peatonalizó hace ya años. A las calles interiores no se puede llegar en coche, hay parking en los exteriores, pero es que hay mucho peatonalizado. No hay trasnporte público urbano. Aquí lo de vivir en la zona de "paseo" es impepinable, como no vivas relativamente cerca, todo es un incordio. De hecho la gente que vive en el extraradio de Pontevedra, prefieren ir a Villagarcía o a Vigo a comprar. En la calle Benito Corbal, cuando se peatonalizó se habĺo de "la milla de oro" con sus tiendas y sus terrazas. A día de hoy sólo tiene terraza con cuatro mesas una hamburguesería. Cierto que hay un montón de comercios, pero son básicamente los mismos que ya estaban antes de peatonalizar. Conclusión, tenemos el centro peatonalizado pero ves cómo los negocios abren y cierran a una cadencia pasmosa. Es muy sano, es muy paseable, pero a comprar te vas a otro sitio. Además un detalle, que parece que se les ha olvidado a los de aquí. Llueve con relativa frecuencia. Joana, imagina a esa madre con niños de compras, con los paraguas y las cajas. La peatonalización está muy bien, es muy sano andar, es muy bonito lo de que no haya ruidos, ... Pero estás dejando fuera a la gente que no vive a un paseo de ese espacio idílico. Esa gente, que no tiene culpa de nada, tiene que pagar los mismos impuestos que los del centro, sin embargo tienen que pagar un transporte urbano (en caso de que lo haya) o el tiempo de parking. Peatonalizar ha de ser un proyecto multidisciplinar (como se dice ahora). No se puede cerrar una calle y pensar que como por ensalmo van a florecer las tiendas, los comerciantes y los clientes. Hay que hacer las casas por los cimientos. Antes de peatonalizar hay que proveer de un buen sistema de transporte público o de aparcamientos a precios razonables, hay que pensar en los elementos, hay que preguntar a comerciantes, clientes y gente que vive en esas zonas peatonales y a los que de la noche a la mañana, el simple proceso de salir o llegar a tu casa en coche se ha convertido en una gymkana entre paseantes y bicicletas. ¿Peatonalizar? NO, Humanizar. Lo que hay que hacer es ciudades más cómodas para los seres humanos. Pero para los seres humanos que van andando, los que van en autobús, los que van en su coche, en su bicicleta, los que van en silla de ruedas, los que llevan muletas, ... Porque esa es otra, aquí todo el mundo dice eso "es que hay gente que cogen el coche hasta para ir a por el pan" ¿Se han planteado que hay gente que no le queda más remedio que coger el coche para ir a por el pan? Vamos a pensar en grande, vamos a pensar en global, vamos a intentar contentar al máximo de público, sabemos que no se puede contentar a todos, pero si empezamos por sólo contentas a los peatones, sanos y que van solos... mal vamos. (Vaya ladrillo, perdona, pero es que vivo en un sitio donde hace un año tardaba quince minutos en coche en ir a por mi hija al cole y ahora con las peatonalizaciones sin criterio tardo media hora, y lo tengo clavado)
  • karma: 10 | normal
  • 09 de diciembre de 2016 a las 00:00
7

En La cesta de Navidad no se puede suprimir según una sentencia del Tribunal Supremo

  • karma: 10 | normal
  • 12 de diciembre de 2016 a las 00:00
3

En El Gobierno limitará los pagos en efectivo a 1.000 euros

  • karma: 10 | normal
  • 05 de diciembre de 2016 a las 00:00
1

En Cómo afrontar una entrevista de trabajo

"lo mejor es ser natural" Lo siento, pero no. Bueno, no, a medias. Aquí no andamos ni buscando novia ni buscando amigos, andamos buscando un trabajo por el que te paguen, a ser posible, bien. Nada de naturalidad. Mentir como bellacos, mentir hasta con la última mitocondria de tus células. No decir la verdad ni al médico. Pero claro, para mentir así hay que ensayar mucho. No digo que haya que mentir en cosas básicas. No digas que sabes inglés si no tienes ni idea, no digas que sabes programar en Java si lo único que haces es usar el sumatorio en Excel. Digo mentir en aquellas cosas que tienen mucha costumbre preguntar en las entrevistas y que están deseando escuchar. Pero para poder detectar esas preguntitas tienes que haber echo muchas entrevistas como aspirante o muchas entrevistas como "entrevistador". La entrevista es un puñetero juego de ajedrez, la postura, la voz, los gestos, los documentos que presentas. Todo tienes que adaptarlo a lo que tienes delante. No se puede llevar una entrevista preparada todo terreno. Hay que ir montando la entrevista según va llegando. Tienes que observar el entorno. Si va a ser en una sala medio vacía en la que hay reverberación, si es en un despacho, si tu silla está más baja que la del que te entrevista. Tienes que analizar a la persona o personas que te entrevistan, si son mujeres hombres o viceversa, su edad, tienes que detectar el nivel de conocimiento del puesto que ofrecen, en muchas ocasiones tú sabes más que ellos. Y a pesar de todo, no deja de ser una lotería. Por muy bien que hayas hecho la entrevista, si hay otro que la ha hecho un poquito más a su gusto, será el elegido. Pero tienes que haber jugado bien el partido. Incluso se puede dar el caso de que sepas que el partido le tienes perdido de antemano, pero tienes que jugar a ganar, pero ganar por KO. En una ocasión me tocó ir a una entrevista para una administración de una comunidad con lengua autonómica propia. Galicia para más señas. Mi nivel técnico para la plaza era suficiente. Pero entro en la entrevista y las tres personas que había me comienzan a hablar en gallego. Mi nivel de gallego es suficiente para entenderles pero no para poder hablar en los términos técnicos que me preguntaban. Con lo que deduje que aquel puesto no era para mí, dado la importancia que le dan al asunto. Bueno, pues les pegué una chaqueta tremenda, a cada pregunta les casqué respuestas de varios minutos, para algo me tiene que servir tantos años dando clases y charlas. Así que no me dieron el trabajo, pero les dejé la cabeza como un balón de nivea.
  • karma: 10 | normal
  • 22 de noviembre de 2016 a las 00:00
1

En Que podemos hacer cuando el cliente fija el precio de nuestro trabajo

Cada negocio es un mundo. Yo solía ser inflexible con los precios. Yo sabía lo que ofrecía y el precio era correcto, si alguien no lo entendía así, no era mi tipo de cliente. Yo antes de hablar de dinero explicaba muy clarito las características del producto que vendía o del servicio que ofrecía y al final del todo hablaba de precios. Si el precio no le parecía adecuado, había más sitios que le podrían ofrecer otros precios, no le podían ofrecer ni el mismo producto ni el mismo servicio, pero si lo que buscaban era otro precio, no había problema, yo no insistía. Pero en los pocos casos en los que el precio me lo ponían, y me interesaba por las posibles ventajas de atraer a ese cliente por ser una empresa importante, o un cliente con contactos, lo que hacía era adaptar el producto o el servicio al precio que me querían imponer, con la suficiente habilidad para que el cliente no se diera cuenta. ¿Quería un precio de 10 en vez de 15? Pues tendrás un producto de 10 en vez de 15. El objetivo era mantener el beneficio en los márgenes que a mí me interesaban. Una vez vendí unos PC a una imprenta para meterlos en su red de Apple. Me vinieron con otros presupuestos por precios más bajos que los que yo ofrecía. Acepté, porque era la manera de meter la cabeza en una gran empresa. Curiosamente, cada vez que tenía que probar si podía mandar desde el PC a las pedazo de impresoras de calidad fotográfica que tenían (estoy hablando de hace quince años) mandaba fotografías y documentos que yo necesitaba. Quid pro quo. Por cierto, todos muy contentos y le vendí ordenadores a media plantilla de la empresa.
  • karma: 10 | normal
  • 18 de noviembre de 2016 a las 00:00
Página 4 de 51 páginas

Volver al perfil de ariasdelhoyo »