Compartir
Publicidad

Venga, carguémonos a los notarios y al Registro Mercantil

Venga, carguémonos a los notarios y al Registro Mercantil
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De un tiempo a esta parte hemos descubierto que el gran problema de nuestro país y la razón por la que menos del 5% de los españoles tiene vocación emprendedora se debe a la complejidad de los trámites y los plazos de creación de empresas. Las hordas de emprendedores que se encuentran frustrados porque no pueden montar su empresa ante el farragoso sistema burocrático español, se lanzarían en masa a crear su empresa si éstos se simplificaran. Ante esta situación, hay que simplificar los trámites asi que venga, carguémonos a los notarios y al Registro Mercantil.

Mi primer empresa la creé en 2001 y tardé MEDIO DIA. Tres socios, contrato privado con estatutos, capital social de 30 euros, una mañana en Hacienda y en la Seguridad Social y … ¡magia! ¡empresa creada! (no olvidemos que una Sociedad Civil es una empresa). El país donde pude hacer todo esto y con esa rapidez se llama España.

Pero claro, mucha gente opta por crear sociedades mercantiles, así que hay que tomar medidas para estos casos ¿para qué sirven los notarios y el Registro Mercantil? ¿no sería mejor que nos los cargáramos? Así se simplificarían los trámites y esas pobres empresas que mueren antes de nacer por culpa de esos malditos e interminables trámites podrían, por fin, ver la luz.

Total lo único que aportan los notarios y el Registro es transparencia y eso ¿para qué se necesita? ¿Para que elevar a públicas las escrituras y los acuerdos de las sociedades mercantiles? ¿Para qué publicar los libros y las cuentas anuales? ¡con lo molesto que es todo esto! y no olvidemos que es un grave problema que amenaza la sostenibilidad de cualquier negocio.

No necesitamos un registro donde cualquiera, incluidos socios, accionistas o inversores puedan comprobar la situación de las empresas, donde se pueda verificar quién o quienes las administran, cual son los resultados que han obtenido en éste o este otro ejercicio, sus reservas, sus inversiones, su endeudamiento, ...

Una vez que acabemos con esto podemos seguir y cargarnos a Hacienda y la Seguridad Social, con la pereza que da ir a esos sitios, lo molesto que es cubrir todos esos papeles y no hablemos de pagar (impuestos, cotizaciones).

Ojalá los problemas de las empresas fueran estos, pero desgraciadamente no es así. Por supuesto que el sistema se puede mejorar y ser más barato, pero no seamos absurdos, los problemas son otros y este sistema es transparente y garantista. Además, para aquellos que consideran esta burocracia como un obstáculo insalvable, hay otros modelos más sencillos, más baratos y más rápidos.

Yo no creo que cargarse a los notarios o al Registro Mercantil sirva ni para que haya más empresas ni para que éstas duren más tiempo y tengan más beneficios. Pero, como siempre, se admiten opiniones en contra.

En Pymes y Autónomos | Autónomos y burocracia: hay gente que aún consigue darse de alta en autónomos a la primera
Imagen |
Renata Avila

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos