Solopreneur, emprendiendo a solas

Sigue a

2501

Implicar a otras personas en un proyecto personal de emprendimiento no es una tarea sencilla, y en ocasiones, exige dedicarle un tiempo precioso que obliga a plantearse la verdadera necesidad de tener otros compañeros de viaje en la aventura de emprender una iniciativa empresarial.

Aquellos que se deciden por emprender en solitario son a quienes se les conoce como solopreneur. Si hacerlo en pareja o en grupo exige asumir una serie de riesgos y condiciones, hacerlo en solitario exige imponerse una disciplina incluso mucho más severa que cuando se hace en compañía y para ello es conveniente seguir unas pautas de comportamiento.

De esta manera, hay que empezar por plantearse de aquí a tres años ¿cuántas horas diarias, semanales, mensuales se van a trabajar?. ¿Como afectará a mis disponibilidades de efectivo?. ¿Cuál será mi principal vía de ingresos?. ¿De qué formas crecerá el negocio?. A todas estas preguntas hay que ser capaz de responderlas.

Esto nos ayudará a establecer una vision de negocio, es decir, diseñar un plan que nos indique a donde queremos llegar. Tan importante como establecer los objetivos que se quieren alcanzar es tener presente que hay que ser flexible para poder adaptarse a los cambios que se produzcan en el entorno.

Emprender solo no significa estar aislado, por tanto, hay que establecer contactos y relacionarse, es decir, trabajar el networking, con independencia del modo que se elija, personalmente o a través de los medios sociales disponibles.

Por último, en ocasiones se olvida que se tiene vida personal y no se puede obviar la necesidad de conciliar vida profesional y personal. Y una forma de conciliación es disfrutar y celebrar todos aquellos logros que se vayan consiguiendo a medida que se vayan obteniendo y hacer partícipes de los mismo a las personas de nuestro entorno.

Vía | Inc.
Imagen |stoneysteiner
En Pymes y Autónomos | Emprendedores

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario