Sigue a Pymesyautonomos

negocio.JPG

Se habla muchas veces de la dificultad de emprender. El problema es que muchas veces estas dificultades se agravan por el desconocimiento de los emprendedores de lo que supone, lo que significa montar un negocio. Voy a intentar comentar siete de las cosas básicas que todo el mundo debe saber antes de montar un negocio.

Lo primero que una persona debe plantearse es qué es lo que pretende alcanzar con ese negocio. En la mayoría de los casos se busca el aspecto económico, pero también puede haber una motivación de reconocimiento social, realización profesional, retos personales. Para poder trazar un camino debemos conocer nuestro destino, si no sabemos lo que queremos obtener será muy difícil acertar con las estrategias a seguir.

Si tenemos claros nuestros objetivos tenemos que analizar cuál va a ser el modo de alcanzarlos. ¿Nuestra idea y modelo de negocio sirven para ello? Evidentemente no podemos estar seguros al 100% del éxito de nuestra iniciativa, pero sí debemos estar seguros de que el negocio es viable y tiene posibilidades de ayudarnos a lograr lo que queremos.

Relacionado con lo anterior, debemos tener claro también qué es lo que estamos dispuestos a arriesgar o sacrificar por nuestro negocio. Es posible que tengamos que hacer una apuesta económica para pone en marcha el negocio y eso implicará arriesgar nuestros ahorros nuestro patrimonio o el de los demás y si la cosa va mal eso va a tener consecuencias. Del mismo modo crear y mantener un negocio supone una enorme dedicación, ¿estamos dispuestos a sacrificar la mayor parte de nuestro tiempo en una actividad que a lo mejor no nos produce un beneficio inmediato?

Teniendo claro el riesgo que estamos dispuestos a correr, debemos tomar consciencia de que no podemos esperar que personas que estén relacionadas con el negocio pero que sean ajenas a él, hagan una apuesta mayor de la que nosotros estamos dispuestos a asumir. No podemos esperar que inversores, trabajadores o colaboradores se impliquen en el proyecto más que nosotros mismos.

Nuestra confianza en el negocio ha de ser plena. Ojo, no me refiero a estar ciegos y no darse cuenta de las debilidades de nuestro negocio, que seguro que las tiene, lo que quiero decir es que para que los demás confien en lo que hacemos, debemos transmitir esa confianza y eso sólo se consigue cuando nosotros mismos confiamos en lo que vamos a hacer.

Las ayudas son importantes, pero no podemos basar nuestro negocio en ellas. Nuestro negocio no puede depender de subvenciones, bonificaciones o ayudas privadas o institucionales, ha de sostenerse por si mismo, está bien recibir este tipo de apoyos pero no depender de ellos.

Nuestra empresa está dentro de un entorno, debemos relacionarnos y aprender de él. Clientes, proveedores, competidores, ... todo lo que nos rodea nos ofrece información continuamente, esa información (noticias, valoraciones, críticas, etc.) nos ha de servir para mejorar, evolucionar o cambiar.

En Pymes y Autónomos | Los verdaderos problemas para los emprendedores
Imagen | Daquella manera

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario