Sigue a

jovenes.JPG

No por sabido es menos alarmante, o si acaso lamentable. Sólo un 10% de los universitarios españoles tiene planes para montar su negocio, lo que demuestra la urgente necesidad de fomentar la vocación emprendedora en una juventud que cada vez tiene más limitado su desarrollo profesional.

Tradicionalmente en nuestro país las preferencias de los universitarios españoles hacia dónde encaminar su futuro profesional eran ocupar plazas en las administraciones públicas, o sea preparar oposiciones, o conseguir trabajo en la empresa privada, preferiblemente en grandes multinacionales, Nunca el emprendimiento ha ocupado un lugar relevante en estas preferencias, pero ni la situación de crisis actual ha provocado cambios en este sentido.

Con la cada vez menor oferta de empleo público y una tendencia de las grandes empresas privadas a recortar plantilla en lugar de aumentarla esas dos opciones difícilmente supondrán una salida profesional para los jóvenes universitarios. Si sólo el 10% se plantean el emprendimiento como salida ¿qué va a hacer el resto?

No entremos en compara cifras con los niveles de vocación emprendedora de otros países de nuestro entorno, donde salimos cláramente perjudicados. Pensemos sólo en las necesidades económicas de estos jóvenes y de la economía española que no se puede permitir el lujo de, en la situación actual, tener desocupadas a personas cualificadas y en cuya formación el propio Estado ha invertido mucho dinero.

Por eso la cada vez más futura Ley de Emprendedores debe incluir este aspecto dentro de sus medidas. Fomentar la vocación emprendedora no sólo es necesaria para ponernos al nivel de los demás países desarrollados, sino que es imprescindible para que España pueda tener armas para salir por sus propios medios de la crisis y sentar las bases de una economía basada en modelos productivos que generen valor y competitividad y no en burbujas especulativas que a largo plazo sólo consiguen devolvernos a un status de país de segunda.

Las cifras están ahí, la tarea está clara y es hora de incentivar y apostar realmente por ofrecer a los jóvenes una alternativa en la que ellos mismos puedan desarrollarse presonal y profesionalmente. Demorar esta iniciativa es seguir cavando el hoyo que cada vez es más profundo y del que nos costará mucho esfuerzo salir.

En Pymes y Autónomos | Jóvenes en paro… ¿y el autoempleo?
Imagen | mattlemmon

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario