Compartir
Publicidad

¿Sale más caro un buen profesional o un incompetente?

¿Sale más caro un buen profesional o un incompetente?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que ante la pregunta que ilustra el titular de este post muchos tienen clara cual es la respuesta. Pero lo cierto es que muchas veces no se va mueve la decisión a la hora de reclutar un nuevo miembro de nuestra empresa entre un buen profesional o un incompetente. Por lo general se puede elegir entre un profesional con experiencia contrastada y otro que no tiene tanta.

Todo depende del presupuesto que tenga la empresa. Si se paga un poco más, se accede a profesionales con experiencia acreditada, que desde el primer día van a tener una buen rendimiento, y cuya curva de aprendizaje se reduce bastante. Si se apuesta por alguien que no tiene tanta experiencia, cuesta más llegar a un nivel de productividad aceptable y a la vez la curva de aprendizaje se alarga más en el tiempo.

Además es una inversión que no se podrá mantener en el tiempo. Una vez que se haya completado todo el proceso de formación, que se obtenga el máximo rendimiento, exigirá una mejora de salario, acorde con la experiencia adquirida o dará el salto a un nuevo empleo, donde pueda obtener ese salario acorde a sus nuevas habilidades adquiridas.

Y esto penaliza mucho a las empresas que apuestan por un modelo de empleo de cantera eligiendo empleados "juniors", a los que se va formando pensando en el futuro de la empresa. Pero muchos de ellos no llegan a completar la formación, buscan oportunidades de trabajo fuera de la pyme, en empresas más grandes donde profesionalmente puedan crecer más.

Pero en definitiva lo cierto es que los costes laborales no son un gasto, son una inversión. El trabajador tiene que ser capaz de crear una plusvalía para la empresa como fruto de su trabajo, que es lo que hace rentable a la empresa. Si no es capaz, caso del trabajador incompetente, claramente se convierte en un gasto que puede salir muy caro a la empresa.

Lo ideal es lograr un equilibrio y además no fiarlo todo al salario. Las condiciones laborales, un buen horario, facilidades para conciliar vida personal y laboral, así como la confianza de la empresa y la adopción de responsabilidades, la oportunidad de crecer como profesional, son factores básicos para retener el talento en la pyme.

En Pymes y Autónomos | Radiografía de la pyme: ¿llegará el fin de la crisis en 2018?

Imagen | Foxy

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos