Mujer empresaria o superwoman

Síguenos

woman


Que las mujeres lo tenemos difícil en el mundo laboral no es noticia. Desgraciadamente podría extraer conclusiones tanto positivas como negativas de mi género, pero apuesto por esa persona que se levanta cada día con una doble tarea: su trabajo fuera de casa y ser considerada por la sociedad: buena esposa, madre… En Castellón sólo 28 de las 500 empresas más importantes que existen en la provincia están encabezadas por una mujer.

Se trata de un ejemplo, porque en España un 51% de las féminas profesionales poseen titulación universitaria pero sólo un 24% de los cargos directivos de empresas de tamaño medio y grande están ocupados por ellas. Emprendoras, futuras empresarias pero también amas de casa.

De hecho las dificultades para la conciliación familiar y laboral, en un 70,8% de los casos, se presentan como el gran obstáculo para acceder a altos cargos, que a nivel de España solo ocupan un 11%. En ocasiones es la propia mujer la que decide no continuar con su carrera profesional anteponiendo: el crear una familia, cuidar de los hijos, etcétera. Es una elección respetable, pero ¿qué ocurre con las que poseen talento y deciden seguir adelante?

Las dificultades para la conciliación familiar y laboral, en un 70,8% de los casos, se presentan como el gran obstáculo para acceder a altos cargos, que a nivel de España solo ocupan un 11%. Los cambios son complicados, las mujeres a lo largo de la Historia han dado importantes pasos para conseguir igualdades, libertad, pero otras tantas también se han encargado de tirar por tierra todo ese esfuerzo, por ello en pleno siglo XXI sigue siendo difícil escalar puestos.

Las reglas del juego laboral las han introducido los hombres y eso es un elemento de poder, pero es importante ir construyendo nuestras propias reglas y compartir experiencias —sin excluir a los directivos— en la asociación. Afirma Francisca Meliá, Relation Manager de la Asociación Europea de la Industria del Petróleo, en Brsuelas. También defiende ante todo “el trabajo en equipo”. Y resalta: “Las mujeres tenemos muchas virtudes, pero uno de nuestros defectos es creer que lo podemos hacer todo solas, ser unas superwoman, y eso tampoco es cierto

La solución no es fácil pero a mi modo de ver, todo pasa por un cambio de mentalidad progresivo y no hablo solamente por parte de los hombres, sino de las mujeres que se sienten culpables por trabajar y de creer que fallan en el ámbito familiar. Entre los varones también existen muchos que desean pasar más tiempo con la familia, pero a día de hoy si un niño enferma, es la madre la que pide permiso en el trabajo para llevarlo al médico.

Ciertos sentimientos de culpa y comportamientos fijados en la mente de la mujer han de de ir desapareciendo, al igual que de la de muchos empresarios.

Los países emergentes han comprobado que no pueden dejar de lado al sexo femenino en las empresas. Pero más allá de las diferencias culturales y sociales, hay una característica fundamental compartida por todos los países emergentes que ha sido decisiva en el acceso de la mujer a cargos directivos: las altas tasas de crecimiento.

Éstas han provocado una escasez de mano de obra cualificada que los empresarios contemplan como una de sus principales dificultades. El crecimiento ha provocado también una subida del coste de vida que hace cada vez más inviable un modelo de pareja con un solo sueldo.

En definitiva, los ascendientes se han dado cuenta de que no pueden permitirse prescindir de la mitad de su fuerza laboral, cada vez más cualificada, gracias a los avances de la mujer en la educación universitaria como hemos comentado.

Sin embargo algunas de las grandes potencias (Alemania, EEUU, Japón…) parecen no haber tomado nota tras muchas décadas de desarrollo económico y social. Queda mucho trabajo por hacer y sobre todo, muchos comportamientos que modificar por ambas partes.

En Pymes y Autónomos|Womenalia: y la mujer cogió las riendas,Una secretaria quiero

Imagen|Juana Sánchez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario