Sigue a Pymesyautonomos

1501

Recientemente leí un artículo en Expansión titulado “35 preguntas que el emprendedor debe responder a un inversor” y que es bastante adecuado, no para responder ante un inversor sino para que uno mismo pueda hacerse un estado de situación de su proyecto.

No es mi intención reproducir las 35 preguntas porque carece de sentido por lo que a quien le pueda interesar le invito a que lea el artículo completo, aunque advierto que a partir de un determinado momento pudiera parecer publicity. Sin embargo, de los 35 puntos yo me quedo con los siguientes.

Lo primero que hay que saber responder de forma ineludible es cuál es el problema que resuelve la tecnología, producto o servicio propuesta. Hay que hacer mención especial en que siempre se desea mostrar una innegable capacidad de innovación al responder a esta pregunta y en la mayoría de las ocasiones es innecesario. Lo importante es demostrar que existe demanda.

La competencia. Un negocio o nicho de mercado sin competencia tiene “tufillo” si no se sabe identificar, el problema es que con total seguridad no se ha analizado suficientemente y esto representa una debilidad y no una fortaleza como pudoera parecer.

El producto o servicio, cuando se habla de él se tiende a enumerar las características. Esto es un error, lo que tiene valor son los beneficios que aporta al consumidor o usuario. En este sentido, un problema endémico es que muchas veces no se discierne bien quien es el usuario y quien el cliente y son dos entidades distintas aunque puedan recaer en el mismo sujeto, además esto nos ayuda a calcular el tamaño del mercado potencial al que nos dirigimos y establecer el modelo de ingresos.

Esta me gusta especialmente,¿cómo está protegido el producto o servicio que se comercializa?. El mercado del conocimiento en los USA funciona especialmente bien por la importancia que se le da a la propiedad intelectual. Sin embargo, en España no ocurre y valorar algo que puede ser replicable facilmente y que no se sustenta en secreto industrial produce asimetría de información y repercute en la valoración de la empresa negativamente.

Y por último, el dinero. ¿Cuánto dinero se va a necesitar, para qué y en cuánto tiempo?. Vinculado con esta cuestión es muy importante definir un plan para que los inversores puedan retirar su inversión en un momento determinado y por ende, quienes pueden ser los compradores estratégicos.

En definitiva, cinco o 35 preguntas, el caso es saber dónde se está a dónde se quiere llegar, y a ser posible, en cuánto tiempo y con cuántos recursos. Y todo estas cuestiones no se deben realizar con el objetivo de responder al inversor, si no de darnos respuestas a nosotros mismos como emprendedores y primeros inversores de nuestro negocio.

Vía | Expansión
Imagen | Albertogp123
En Pymes y Atónomos | Emprendedor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios