Sigue a Pymesyautonomos

2604

Trabajar en equipo no deja de ser un potencial fuente de conflictos entre los propios miembros que lo constituyen o con las personas que lo dirigen. Una de las cuestiones que con más reiteración se produce es el hecho de la poca empatía que pueda surgir entre sus miembros que es lo que origina conflictos por incomprensiones entre sus miembros.

Una posible solución para solventar este tipo de situaciones es equilibrar los grupos con habilidades complementarias que permitan mejorar sus propias capacidades. En otras palabras, lo que suele fallar en los equipos es que suelen ser como un cerebro con muchas neuronas pero sin sinapsis.

Para mejorar la “sinapsis” en los grupos de trabajo hay que, por un lado, percatarse de las percepciones que tienen los demás. Un tema crítico es la experiencia que los demás tienen y ese expertise puede resultar en conflcitos posteriores si no se percibe a tiempo esta cuestión y no se toman acciones a tiempo.

Por otro, la comunicación lo es todo, pero sobre todo desde una perspectiva racional. Cuando se le asigna a laguien una tarea o se le pregunta su opinión exponer tu propio punto favorece a relajar el ambiente. Igualmente, hay que animar a la gente a que participe y proponga cuáles son los desempeños que mejor se adecúen a sus capacidades y habilidades y tratarlos con ellos.

Vía | HBR
Imagen | Michael Cardus
En Pymes y Autónomos | Equipos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario