Las grietas del mercado laboral y su influencia en el autoempleo

Sigue a

1010

La crisis económica también ha elevado la presión sobre los costes, contribuyendo a las reestructuraciones de empresas, generando nuevas grietas en el mercado laboral y flexibilizando las condiciones, lo que se traduce en una reducción de empleos.

En concreto, los trabajos a tiempo completo convencionales se están reduciendo mientras otras fórmulas más flexibles (contratos con fecha de caducidad, contratos de proyecto, autoempleo y pluriempleo) están cobrando importancia, aunque no están proliferando tanto como debieran para que pudiesen adecuarse a las necesidades de las organizaciones en cada momento.

Los trabajadores, ya sean temporales o estables, van a tener una tendencia cada vez mayor hacia la flexibilidad, para lo que hay que romper tópicos como la idea de que empleo equivale a seguridad, que una buena educación garantiza un buen trabajo y que una carrera es lineal y ascendente se está evaporando.

Este nuevo escenario que está surgiendo, las vidas laborales son cada vez más individualizadas: ruptura, discontinuidad y nuevos comienzos se vuelven cada vez más frecuentes. Esto a veces ocurre de forma voluntaria, pero también hay muchos casos no planeados, debido a la recesión económica.

De una u otra forma, el mantenimiento de un trabajo fijo ya no es un propósito sostenible a largo plazo, por lo que el autoempleo tenderá a incrementarse. Sin embargo, no es conveniente interpretar el trabajo por cuenta propia como la forma más común de control sobre la propia vida laboral.

Aunque la crisis haya hecho crecer el anhelo de seguridad en la mayoría de los trabajadores, muchos son conscientes de la oportunidad que supone la posibilidad de escribir la biografía laboral de cada uno.

Imagen | Monicasecas
En Pymes y Autónomos | Laboral

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario