La nueva moda de los profesionales "freelance": un modo de trabajo en auge

Sigue a

freelance

El mercado laboral está en continuo cambio. Hasta hace poco tiempo era impensable pensar en profesionales trabajando desde casa, y también era bastante complicado que una persona dejase su trabajo fijo y seguro por cuenta ajena para montarse un negocio por cuenta propia. Y ya no digamos una combinación de ambas.

Un profesional “freelance” es aquella persona que trabaja por cuenta propia para un tercero y que recibe una retribución por el servicio otorgado. Básicamente, el trabajo de un freelance no dista demasiado del trabajo que realiza un asalariado; sin embargo, son bastante diferentes.

El trabajo freelance, al ser un trabajo que mayoritariamente se desarrolla de forma local y en remoto, ahorra el estrés de la oficina y reduce significativamente el estrés laboral. Si esto lo combinamos con la gran autonomía de la que gozan estos profesionales, casi siempre pudiendo elegir su lugar de trabajo y su horario, y que los salarios son, por norma general, más elevados que los recibidos por trabajo por cuenta propia, hace que cada día sean más los profesionales que se apuntan a esta moda.

Para las empresas, contratar a un freelance también supone un gran beneficio. Por norma general, este tipo de profesionales suelen ser más baratos que realizar la subcontratación del servicio completo a otra empresa, además de conocer de antemano quién o quienes son las personas que van a ejercer el oficio.

Pero no todo son ventajas. El profesional ha de ocuparse el sólo de captar y mantener los clientes, algo que no siempre resulta fácil ya que posiblemente el trabajo exigido por uno solo de sus clientes suele llevarle el 100% de su tiempo, y captar nuevos clientes en estas circunstancias puede llegar a ser misión casi imposible. Por otro lado, no siempre vamos a tener proyectos. Tendremos que olvidarnos del sueldo fijo mensual que toda empresa nos garantiza, y pensar más en variaciones mensuales de los salarios, pudiendo incluso, no llegar a recibir nada algún que otro mes.

Además, la jornada puede extenderse más allá de la jornada laboral al tener que lidiar él mismo con los contratos con los clientes, asuntos legales, llevar la contabilidad, su propio marketing, y en general, los asuntos propios de cualquier empresa o autónomo. Pagar por servicios profesionales para ejercer estas tareas pueden suponer un desembolso significativo.

Por lo general, los profesionales freelance se asocian con procesos de subcontratación de servicios, como los programadores, los consultores de negocio, editores o periodistas. Parece que es hora de considerar la posibilidad de convertirnos en nuestros propios jefes, poder trabajar desde cualquier lugar y aumentar las posibilidades de retribución, además de unirse a un grupo de profesionales que están modificando el mundo laboral.

En Pymes y Autónomos | ¿Estamos preparados para el teletrabajo?
Imagen | Celalteber

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios