Compartir
Publicidad

¿Idea? ¿para qué demonios sirve una idea?

Compartir

Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Mi aversión por las ideas aumenta cada día. Tengo que reconocer que cada vez que me resulta más incomprensible porqué los emprendedores hablan de ideas para negocios en lugar de hablar de necesidades a cubrir. ¿Para que demonios sirve una idea?

La tendencia mayoritaria de toda persona que empieza un negocio es a partir de una idea innovadora (o que equivocadamente piensan que es así) y que es lo suficientemente buena como para, por si misma, ofrecer a todos los que se involucren en el proyecto, grandes beneficios. Muchas veces no se sabe qué hacer con esa idea; cómo llevarla a cabo; si va a funcionar y, lo más importante, cuanto va a costar desarrollarla y si será rentable. Pero la idea es revolucionaria, ultrasecreta y cambiará el mundo.

La esencia de cualquier buen negocio es cubrir las necesidades del mercado al que se dirige. Para ello no hace falta inventar la pólvora, sólo hay que detectar un problema, buscar cómo resolverlo, ver si esa solución es factible y si se puede ganar dinero con ello y ponerse a trabajar en cómo hacer todo eso, en quíen va a participar en ese trabajo y en cuánto nos va a costar hacerlo y de dónde vamos a sacar los fondos para ello.

La rueda se inventó hace millones de años y desde entonces no ha habido ningún cambio en el diseño de la rueda. Si ha habido cambios en el proceso de fabricación, en los componentes en los que se fabrica y en los usos a los que se destina, pero una rueda sigue siendo una rueda, se creó como solución a un problema y sigue funcionando siglos después.

Muchos de los negocios que funcionan no inventan nada, resuelven problemas. Desde luego es posible que para ofrecer soluciones haya que buscar nuevos productos, inventar, diseñar, crear nuevos modelos o conceptos, eso es innovación. Pero también es innovación el hacer cosas que otros ya hacen pero de manera distinta y el ofrecer otro tipo de soluciones diferentes a problemas antíguos.

No nos rompamos la cabeza pensando que para emprender hay que inventar. Busquemos un problema, ayudemos a resolverlo y creemos una estructura para poder ofrecer esa solución y ganar dinero con ello. Eso, a fin de cuentas, es lo que supone tener un negocio.

En Pymes y Autónomos | El eterno debate sobre el valor de la idea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos