Compartir
Publicidad

Emprender para comenzar a trabajar

Emprender para comenzar a trabajar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

The Guardian publica periódicamente estudios y análisis que realizan para conocer la realidad de las pymes y los emprendedores a nivel mundial. Es lo que denominan Small Bizdom, acrónimo resultante de Small Business y Wisdom. Una de las peculiaridades de sus estudios es el análisis de los patrones de comportamiento de los emprendedores clasificándolos por grupos de edades.

De esta manera, distinguen entre Millenials (los menores de 28 años), Generation Xers (entre los 29-49); Baby Boomers (50-67) y Silents (68-85). En el caso de los Millenials es llamativo algunos de las características que reunen como la facilidad a vender las empresas que crean o el hecho de que contemplen la opción del emprendimiento como vía de acceso a la vida laboral.

En el primer caso, que los jóvenes menores de 28 años tengan una mayor propensión a vender las empresas que constituyen no es un dato que pueda resultar extraño, ya que entre otras razones el valor que se le da al dinero va incrementando a medida que pasan los años. Para un joven de 25 años, cien mil euros puede representar una fortuna.

Sin embargo, para alguien de 35, seguro que sus ambiciones económicas serán mayores y necesite un reclamo mayor que le motive a vender su empresa. A medida que la edad se incrementa el estímulo de venta para un emprendedor ha de ser mayor, posiblemente porque su objetivo sea poder retirarse, lo que incrementa su exigencia.

Algo que resulta plausible, es que realmente se planteen el emprender como primera experiencia laboral y realmente esta idea, que en los USA está muy extendida entre los jóvenes, debería propagarse al resto de países, especialmente en España, donde trabajar por cuenta ajena y ser joven se convierte en un binomio imposible.

A este hecho se une otro condicionante la elevada edad de emancipación de la juventud española. Esta circunstancia, el paternalismo de la sociedad española, favorece una situación privilegiada para emprender ya que cuando se convive con los padres las obligaciones contraídas se reducen a la mínima expresión por lo que hay que sacar provecho e iniciarse en el emprendimiento porque luego cada vez es más difícil por las obligaciones que se van adquiriendo y que acaban por ser una barrera insalvable.

Vía | Entrepreuner Imagen | darth87 En Pymes y Autónomos | Emprendedores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos