Compartir
Publicidad

El valor de la armonía

El valor de la armonía
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La armonía en cualquier ambiente que se produzca favorece el bienestar lo que influye decisivamente en que el logro de los objetivos que se proponen resulte más sencillo, al contrario de los escenarios en los que prima la tensión y el conflicto y en los que, por tanto, es más difícil iniciar cualquier acción.

La empresa no queda ajena a esta circunstancia y por eso se ha de procurar establecer una sintonía entre los procesos que se producen en la organización y las personas que han de realizarlos porque de esta manera se logra que éstos se realicen de un modo más eficiente, empleando menos recursos para conseguirlos.

En la empresa hay tres escenarios es importante una adecuada alineación entre las decisiones y las acciones:

  • Lo que se ofrece con lo que el mercado necesita. Es incuestionable que cuando se ofrece lo que el mercado está solicitando se logra un alto grado de penetración y se incrementa el nivel de satisfacción al cliente, lo que redunda favorece la fidelización de los clientes. Un ejemplo en la mente de todos, Apple.
  • Los intereses de los inversores con los objetivos del equipo gestor. En una pequeña empresa la sintonía suele existir porque ambas figuras recaen la misma persona, pero cada vez más, las pymes tienen que recurrir a incluir en su acionariado a inversores y mantener ese compromiso de alineación de intereses es muy importante porque en caso de obviarlo puede ser motivo de conflictos que lleguen incluso a poner en peligro el futuro de la organización.
  • Los productos que se ofrecen con las expectativas del cliente. Hay que tener muy bien identificados los clientes clave y satisfacer sus necesidades. Las soluciones intermedias no suelen satisfacer a nadie, por lo que es imperativo priorizar para poder triunfar.

Estos son solo tres ejemplos básicos en los que es necesario estimular la armonía para poder introducirse y mantenerse en el mercado, obviarlos, acaba pasando factura. No hay que olvidar que la empresa es una entidad social en la que hay que armonizar intereses particulares con otros generales y el éxito está en encontrar el equilibrio óptimo.

Vía | Harvard Business Review Imagen | Pittaya En Pymes y Autónomos | Estrategia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos