El sueño de Caine

Sigue a

Érase una vez un niño de 9 años de Los Ángeles que tenía un sueño. Tener su propia sala de maquinas recreativas. Y a eso dedicó sus vacaciones escolares. Construyó, en el taller del padre, toda una serie de maquinas de cartón, desarrolló una nueva vida para las viejas calculadoras, y estableció una agresiva política de precios: 1 dólar, dos tiradas, 2 dólares, 500 tiradas. Ahí es nada. Todo por el sueño de Caine, que así se llamaba el niño.

Lamentablemente el negocio no arrancó bien. Hasta que Nirvan Mullick, un realizador, acudió al taller a comprar un repuesto, y se quedo con la boca abierta. Grabó un documental y convocó una quedada, un flashmob en el negocio del muchacho. La cara del chaval al ver a la gente lo dice todo.

Después vendría el estreno del documental, el primer encargo a Caine de una maquina para un evento de emprendedores, y la apertura de una cuenta para recoger fondos para los estudios de Caine.

Me resulta tan distinta esta mentalidad de la de los adoradores del trabajo fijo.

Vía | GurusBlog
Más información | Caine´s Arcade
En Pymes y autónomos | Campamento para jóvenes emprendedores a través del Ministerio de Educación, Iniciador Kids

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios