Compartir
Publicidad

Cuando el amor surge en la empresa

Cuando el amor surge en la empresa
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Enamorarse es fácil, todos nos enamoramos, decía un anuncio argentino que causó furor por la creatividad que depositó en una marca de champú, cuando el resto sólo se centraban en los mismos estereotipos.

Uno no elige dónde ni de quién enamorarse, y si surge en el trabajo ¿qué? Esta idea me ha venido a la mente, al contemplar atónita el canal de una preparadora física con suscriptores por todo el mundo que ha decidido involucrar a su marido en el proyecto. ¿Resultado? Ha perdido su esencia. Porque a los demás no nos interesan los puntos de vista de él. Amor y trabajo, puede ser una pésima combinación..., a veces.

Pero si hablamos de un trabajo más convencional, en una empresa donde de repente, dos compañeros pasan a ser pareja ¿qué ventajas y qué inconvenientes provoca esta nueva relación entre ellos?

En el trabajo, a no ser que lo hagamos desde casa, pasamos muchas horas, demasiadas, por lo tanto, es lógico que las relaciones surjan y que un tanto por ciento elevado de las parejas confiesen haberse conocido en el ámbito laboral.

Una empresa, por ley, no puede prohibir estas relaciones, pero sí controlar (de alguna manera) las historias entre trabajadores de diferente jerarquía.

Ventajas

Complicidad y motivación

Obviamente, entre dos personas que se gustan, será más fácil que el trabajo salga solo. Cuando uno se encuentra feliz, es más sencillo que la predisposición hacia cualquier tarea sea más eficaz. A todos nos gusta rodearnos de compañeros optimistas, simpáticos, resolutivos, con una buena actitud.

Compartir el mismo proyecto también en lo laboral implica hacer bien el trabajo para que la parte económica (tan importante) funcione también para ambos.

Inconvenientes

Llevarse los problemas a casa, es el inconveniente más habitual. Es difícil aprender a separar los temas laborales de los personales. A la larga, puede repercutir no sólo en la relación propiamente dicha, sino en la producción de ambos en sus puestos.

Si la historia ha surgido entre trabajadores de distintas categorías,aunque traten de llevarlo en secreto, sea conocida por el resto de la plantilla, cuando alguna decisión favorezca a la pareja, creará un mal clima y la aparición de los rumores.

No hay que dudar de la profesionalidad del que mayor poder ostente, pero de manera habitual, se producen ciertos favoritismos que lo único que van a lograr es que el ambiente entre los compañeros se deteriore. Y una empresa no está sólo formada por una plantilla sino por un equipo.

Conclusión

Evidentemente, como hemos dicho al principio, no podemos evitar ni elegir de quién nos enamoramos, pero sí intentar mantener cierto equilibrio tanto en casa como en el puesto de trabajo.

Y contar con una dosis de madurez, si por cualquier razón la pareja se rompe, y han de seguir compartiendo el espacio laboral, evitando peleas y tensiones.

En Pymes y Autónomos|Compartir es cultivar buenas relaciones en el equipo de trabajo

Imagen|R2hox

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos