Compartir
Publicidad

Continúa imparable la caída del pequeño comercio ¿protección o cambio?

Continúa imparable la caída del pequeño comercio ¿protección o cambio?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha dado a conocer hoy los datos de ventas del comercio minorista que durante el mes de febrero, eliminando el efecto de los precios, descendieron el 4,8 % con respecto al mismo mes del año pasado, el empleo en este sector bajó el 0,5 % en tasa interanual, lo que refleja que el pequeño comercio sigue en caída libre.

Estos datos se unen a los aportados por el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, que ha señalado que durante los dos primeros meses del año más de 3.000 comercios cerraron sus puertas y casi 65.000 trabajadores perdieron su empleo. Lorenzo Amor ha pedido un esfuerzo para mejorar esta crítica situación, entre lo que se incluyen cambios en la fiscalidad.

El pequeño comercio es, junto con el sector de la construcción, el que más está notando los efectos de la crisis, pero la razón de esta caída no sólo se está debiendo a la contracción del consumo. A la situación económica se unen dos enemigos todavía más fuertes y contra los que, con el modelo actual, es muy difícil competir: las grandes superficies y el comercio electrónico.

La competencia de los grandes centros comerciales viene suponiento un feroz adversario ya que los hábitos de los consumidores han ido cambiando y éstos se han ido acercando a las grandes superficies con servicios múltiples que suponen una gran ventaja para hacer compras y un serio handicap para las tiendas pequeñas, que muchas veces no pueden competir ni en precios ni en servicios con las grandes cadenas.

Por otro lado, el aumento de las compras por internet viene a ahondar todavía más es esta situación. La comodidad de acceder a todo tipo de productos, a comparar precios y a tener un servicio de entrega a domicilio y todo ello sin moverse de casa ha supuesto una revolución, que irá a más en tanto más gente se acerque al e-commerce y vea que es seguro.

Si nos fijamos, muchas de las causas del declive del pequeño comercio han supuesto una mejora para el comprador, ahí está la clave. Porque a lo mejor lo que necesita el pequeño comercio no es protección, no son políticas paternalistas (algo a que, por otro lado, la UE ya se ha opuesto) sino una transformación. A lo mejor lo que hay que hacer es cambiar el modelo de negocio del pequeño comercio y hacerlo más cercano al cliente (y por cercano no me refiero a geográficamente). Siempre se dice que la clave para un buen negocio es que aporte valor y ese es el trabajo que debe hacer el sector, buscar el valor y la diferenciación.

Todo lo que no sea ir por ese camino no detendrá la caída, podrá ralentizarla, prolongar la agonía más tiempo, pero cuando los hábitos de los consumidores cambian y los negocios no se adaptan a esos cambios éstos están condenados a su desaparición.

En Pymes y Autónomos | ¿Cómo pelear contra las grandes superficies?
Imagen | jlastras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos