Aprovechar nuestro potencial para crear una empresa y diferenciarnos de la competencia

Sigue a

pasion_negocio

Todos tenemos alguna habilidad, algún potencial o alguna pasión que nos hace ser mejor que el resto de personas, o al menos que la gran mayoría, cuando realizamos una determinada actividad, y que únicamente nos reportan satisfacciones personales y diversión durante un período de tiempo.

Pero, ¿por qué no aprovechar esa habilidad para montar una empresa? Conseguir trasladar la felicidad que nos proporciona realizar una determinada actividad al mundo empresarial hace que eso que más nos gusta hacer fluya casi naturalmente, algo que se verá reflejado en los resultados de la compañía de manera casi automática.

El objetivo último de cualquier profesional es trabajar para lo que está más capacitado, y si realmente le apasiona lo que hace, mucho mejor; si, además, le pagan por ello y la retribución es buena, la combinación resulta ser casi perfecta.

Todos tenemos un potencial que nos hace ser mejores que el resto en algún campo. En algunos casos, este potencial no está lo suficientemente aprovechado al no estar usándose para la actividad productiva de una compañía o utilizarse de manera ineficiente; sin embargo, en otros casos, este potencial está escondido, bien porque no le hemos dado mayor importancia o bien porque no nos hemos dado cuenta de qué realmente lo tenemos.

La motivación es uno de los pilares fundamentales en la que toda empresa ha de basar su estrategia de recursos humanos para poder tener éxito. Tener motivada a la plantilla hará que la productividad mejore, y por tanto los resultados de la compañía sean mejores. Pero esta motivación es mucho más sencilla cuando a alguien le apasiona lo que hace, ya que genera compromiso y un ambiente mucho más propicio para desarrollar el negocio empresarial.

De todos modos, solo la pasión o la motivación no convierte a nadie en multimillonario de la noche a la mañana. También serán necesarias ciertas dotes de liderazgo y de dirección empresarial para poder administrar de manera eficiente el negocio, así como entusiasmo y optimismo por el proyecto. También deberemos realizar un estudio previo para ver cuáles son las barreras de entradas al sector en el que deseemos desarrollar nuestra actividad, así como información acerca de cuáles son las exigencias que comporta el montar un nuevo negocio.

Teniendo todos los puntos anteriores en cuenta, solo tendremos que ponernos manos a la obra. Nuestro entusiasmo contagiará a los empleados y el resto de socios de la empresa, nos diferenciará de la competencia, y nuestro trabajo hará que, al cabo de un tiempo, los beneficios empresariales hayan hecho que montar una empresa haya merecido la pena.

En Pymes y Autónomos | Los tipos de motivación y su influencia en la empresa
Imagen | piovasco

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios