Síguenos

Amistades

Reciéntemente Ernst & Young ha publicado la decimosegunda edición del informe “Global Fraud Survey 2012“ . En el mismo los directivos españoles no salen especialmente beneficiados, dado que tres de cada diez directivos españoles justifican las conductas poco éticas, como es el caso de comprar voluntades mediante sobornos, justificándolo en la intensidad de la crisis actual.

Este dato, de por sí alarmante, se agrava aún más puesto que el 94% considera que la dirección de la compañía estaría dispuesta a tomar atajos para conseguir sus objetivos. Las comparativas con odiosas, aunque necesarias. De media en Europa sólo el 56% de los directivos lo justifican, lo que manifiesta que los principios éticos de las personas que asumen responsabilidades en España dista bastante de las del resto de Europa.

Algunos directivos espñaoles se apoyan en la presión por conseguir objetivos en un contexto de crisis económica para incumplir las normas internas de las empresas y las leyes. En concreto, el informe muestra un preocupante aumento del uso de los regalos relacionados con el ocio y el entretenimiento para conseguir un contrato: así lo afirmaron el 26%, diez puntos más que en el anterior informe; también crece el porcentaje de quiénes no ponen objeción al uso de regalos personales para conseguir un negocio, del 2% al 12%. Sin embargo, los pagos en metálico han descendido del 18% al 12% en el mismo periodo.

En cuanto al papel de las autoridades y los organismos reguladores en la lucha contra el fraude, los directivos españoles consultados reconocen su labor para perseguir los casos de soborno y corrupción aunque, en opinión del 86%, no suelen conseguir sentencias condenatorias para quiénes infringen las leyes o éstas se producen muy a largo plazo. Por eso, casi el 90% cree necesaria una mayor supervisión por parte de estos organismos con el fin de reducir el riesgo de fraude, soborno y corrupción frente a sólo el 61% de media en Europa Occidental.

En definitiva, una radiografía del directivo español y que deja bien claro que cualquier excusa es buena para “dejarse querer” y con una voluntad bastante abierta a justificar el fraude, la corrupción y el soborno, que lamentablemente es tan común en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Vía | Ernst & Young
Imagen | comakut
En Pymes y Autónomos | Corrupción

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario