Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El ICO y la financiación pública: casos concretos

El ICO y la financiación pública: casos concretos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

La línea ICO (Instituto de Crédito Oficial) se constituye como una fuente de financiación oficial que aporta liquidez de forma rápida y ventajosa a sus destinatarios. Pero no todos pueden acceder a ella, ya que está dirigida principalmente a pequeñas y medianas empresas, autónomos y emprendedores, aunque sin excluir a los posibles afectados de accidentes e inclemencias atmosféricas (riadas, inundaciones, terremotos, etc.), que suelen contar con estos créditos para sufragar las pérdidas de sus viviendas, bienes y hasta producciones agrícolas o ganaderas, pero siempre de forma excepcional.

Si bien se asemejan a los créditos tradicionales, contemplan algunas diferencias más que notables con éstos. Por lo pronto, generan un tipo fijo de interés, aunque eso sí, en mejores condiciones de contratación. Se le añade que no tienen comisiones, de apertura, estudio o amortización anticipada, pero a cambio las entidades colaboradoras – los bancos y cajas – pedirán las garantías que crean necesarias, como por ejemplo, avales y garantías hipotecarias, entre otras.

A partir de estas características básicas es el momento de preguntarse quiénes pueden acceder a su financiación. Desde luego que muchos segmentos de la población, especialmente los más comprometidos para generar riqueza en el tejido productivo nacional, siempre que reúnan los requisitos demandados, y que los podrán solicitar para iniciar o desarrollar una empresa, pero también para particulares y comunidades de propietarios que lo quieran utilizar para la rehabilitación de sus viviendas, y sin olvidarse que los autónomos tienen en a estos créditos como la solución para afrontar sus problemas de liquidez.

En cualquier caso, la tramitación de las operaciones se realiza directamente a través de las entidades de crédito habituales (Bankia, Santander, BBVA, La Caixa…), que formalizarán el proceso con las mismas condiciones de contratación. No obstante, esta financiación se va renovando cada año en función de las necesidades de los agentes productivos de la economía española, aunque en cada ejercicio pueden presentarse nuevas líneas de créditos.

¿A quiénes van dirigidas estas líneas de financiación?

Varían según cada año, aunque manteniendo unas líneas básicas, y en las que para el 2014 están habilitadas las más importantes en cuanto a sus destinatarios, aunque pueden incrementarse en función de las necesidades económicas de los segmentos sociales más productivos, y por supuesto, de algún suceso excepcional que pueda generarse durante el ejercicio.

Empresas y emprendedores: una de las líneas más generalizadas son las que tienen a estos sectores como receptores de los créditos, ofreciendo hasta 10 millones de euros, en una o varias operaciones. Contiene las líneas de mediación disponibles para financiar tanto proyectos de inversión como necesidades de liquidez de autónomos y empresas, para lo cual deberán estar al corriente de sus obligaciones tributarias y para con la Seguridad Social. Pero también a través de esta modalidad crediticia podrán beneficiarse otros segmentos sociales, como son los siguientes:

Franquicias: aquellas personas que estén dispuestas a la compra de una licencia de una franquicia podrán hacerlo también con los fondos de esta línea de crédito para empresas y emprendedores, y en las mismas condiciones que para otras actividades empresariales, tanto en sus aportaciones como en sus plazos, con lo que podrán desarrollar este modelo empresarial a través de las aportaciones oficiales que genera este sistema de financiación.

Comunidad de propietarios: otros de los destinatarios de estos créditos serán los particulares, comunidades de propietarios y las agrupaciones de comunidades de propietarios que únicamente podrán solicitar estos adelantos para rehabilitar sus viviendas, y cuya financiación se destine a este fin, con hasta el 100% del proyecto.

Garantía SGR/SAECA: se trata de una financiación orientada a autónomos y entidades públicas y privadas que cuenten con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) o de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA), que realicen inversiones productivas o quieran cubrir sus necesidades de liquidez. El importe que disponen los clientes se eleva hasta 1,5 millones euros, aunque en esta ocasión ambas sociedades cobrarán una comisión de estudio del 0,50% sobre el importe formalizado.

Innovación Fondo Tecnológico: está cofinanciada con los fondos FEDER (europeos de desarrollo regional) y que están orientada a empresas innovadoras. A través de esta línea se facilita financiación a empresas innovadoras que realicen inversiones en activos fijos productivos, nuevos o de segunda mano, en territorio nacional. Sus operaciones están sujetas a la normativa a la normativa europea regulatoria de estos fondos, financiando la totalidad del proyecto de inversión, por hasta una cantidad máxima de hasta 1,5 millones de euros. Este modelo se caracteriza porque genera un importante rebaja en los tipos de interés con respecto a la línea para empresas y emprendedores, y ampliándolo también a tipos variables.

Comercio Minorista: atiende a una nueva línea orientada a autónomos y pymes que desarrollen su actividad dentro del sector del comercio al por menor, y que han suscrito las entidades de crédito con el ICO, por la que se concede la totalidad del proyecto de inversión o sus necesidades de liquidez, contando con un importe máximo por cliente de hasta 50.000 euros, en una o varias operaciones.

En un Nuevo Impulso:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos