Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Así son los créditos públicos no garantizados: financiación con ENISA y CDTI

Así son los créditos públicos no garantizados: financiación con ENISA y CDTI
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

La inmensa mayoría de operaciones financieras requieren el aval personal de los socios mayoritarios para que llegue a buen puerto, máxime aún si la empresa es de nueva constitución. Para salvar este escollo del aval, existen unas líneas específicas de financiación que no requieren aval y que están pensadas para un determinado grupo de empresas muy concretas.

Normalmente, este tipo de financiación se obtiene en la empresa mediante préstamos participativos de entidades de capital riesgo o bien, de entidades públicas, como es el caso de la Empresa Pública de Innovación (ENISA). Esta empresa pública, está pensada para la financiación sin aval mediante préstamos participativos en empresas.

Qué se financia mediante ENISA y qué no es financiable

ENISA, es una empresa con capital público que se dedica a financiar 3 tipos diferenciados de proyectos empresariales:

  • Línea pyme, para préstamos entre 25.000 euros y 1,5 millones de euros a proyectos promovidos por pequeñas y medianas empresas que con objeto de mejorar su competitividad y contribuir a la generación de empleo. Aquí entra más o menos el 80% de las empresas del país. El vencimiento máximo de estos préstamos se sitúan en 9 años con un máximo de 7 años de carencia.
  • Línea de Empresas de Base Tecnológica Se concederán entre 25.000 euros y 1,5 millones de euros, sin garantías, a proyectos cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos, procesos o servicios. Aquí el préstamos máximo se sitúa en 7 años de duración con cinco de carencia.
  • Línea Jóvenes Emprendedores. Se concederán entre 25.000 euros y 75.000 euros, sin garantías, a proyectos cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos, procesos o servicios. Las líneas tendrán un vencimiento máximo de cuatro años, con un máximo de seis meses de carencia.

Enisa por contra, no financia nunca el sector de la promoción inmobiliaria y construcción y la propia actividad financiera, financiación que tiene que recurrir a canales tradicionales de financiación. Para este ejercicio, Enisa ha aumentado en 98 millones de euros las líneas disponibles para financiar nuevos proyectos, que sumados a sus recursos públicos, hacen que tenga una capacidad de financiación superior a los 200 millones de euros.

Dentro de la financiación pública, tenemos también los créditos otorgados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), que es la otra vía de financiación de proyectos innovadores e I+D+i que no requieren el aval personal de los promotores y que se articulan mediante la concesión de préstamos participativos a las empresas.

Qué requisitos debemos cumplir para obtener un Enisa o un crédito CDTI

Tan Enisa como CDTI evalúan el proyecto y la empresa a futuro, más que la propia situación de partida de la empresa. Es decir, aquí se financian proyectos, innovación y vías de crecimiento por lo que los criterios para la concesión de dicha financiación no son excesivamente estrictos. Se requiere un volumen adecuado de capitalización de la empresa, la existencia de socios bien formados y con capacidad y aptitudes para poner en marcha correctamente el proyecto a financiar y que la empresa tenga un comportamiento correcto y adecuado con sus obligaciones de pago y que cumpla la legislación vigente en materia laboral y fiscal.

Como vemos, no son unos requisitos complicados de cumplir en los que fundamentalmente, la dificultad la tenemos realmente en montar un proyecto realmente innovador y que sea capaz de generar por si mismo, la devolución de la financiación obtenida.

En Un Nuevo Impulso:

Imagen | Enisa

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos