Sigue a Pymesyautonomos

El título de este artículo evidentemente es una exageración, aunque no anda lejos de una realidad que se da en el país nórdico. En cualquier noticia referente a Suecia, se resalta que fue el primer país en introducir billetes bancarios, pero en la actualidad la noticia es que el dinero en efectivo sólo representa un 3% comparado con el 9% de la Eurozona. Suecia es diferente.

En la mayoría de las ciudades, los autobuses públicos no aceptan dinero en efectivo. Un considerable número de empresas sólo aceptan tarjetas, y algunas oficinas bancarias que hacen dinero con las transacciones electrónicas, han dejado de utilizarlo en efectivo por completo; y como nota curiosa, algunas iglesias, han instalado un lector de tarjetas para facilitar a los feligreses sus limosnas.

Suecia y sus empresas

Dejemos a un lado por un momento, esta iniciativa de abandonar la corona y echemos un vistazo a los suecos desde el punto de vista empresarial. ¿Son tan originales también? ¡Pues sí! es más, los suecos luchan para que sus pymes dejen de serlo y se conviertan en multinacionales, y para ello no dudan en abrir mercado sin miedo puesto que su economía se basa en su mayoría en la exportación y el comercio internacional. Buenas recetas para superar crisis como la que atravesamos.

¿Cómo sumergirse en los nuevos mercados?

Suecia es un país volcado al exterior. Una fórmula que les ha hecho poseedores de una economía estable. Cuando optan por España ya no están interesados en el sol y la playa, pero para ellos introducirse en el sector de las telecomunicaciones es complicado ante las multinacionales, por ello se trasladan a eventos relacionados con el networking para darse a conocer y hacer negocios

Las exportaciones representan el 55% del PIB en Suecia, y saber quién es quién en las grandes corporaciones dificulta la internacionalización de las pymes. Desde 2006, un total de 60 empresas han participado en estas jornadas

Podemos leer en Expansión.com.

Al evento al que hago alusión es Iberian Telecom Business Oportunity (ITBO), en la que este año participaron un total de doce empresas suecas. Si investigamos el país no encontramos que formen parte de un universo paralelo, por lo que llama la atención la facilidad con la que salen de su confortable país, con banda sonora de ABBA y decoración fruto de IKEA hasta países como el nuestro para crecer. O mejor dicho, seguir creciendo.

Es evidente que el idioma es una gran barrera u obstáculo para muchas empresas españolas a la hora de salir fuera de nuestras fronteras. Suecia me recuerda a la marca Coca-Cola y a la pregunta ¿por qué siguen publicitándose si ya son conocidos? porque el consumidor es infiel, y tal vez no en un año,ni en cinco pero puede que al sexto, nos olvidáramos de “la chispa de la vida”, y los suecos aplican esta fórmula. Hacen sus negocios con Noruega y Alemania sobre todo, pero no se conforman, por lo que pueda pasar. Ellos también tuvieron su particular crisis.

El hecho de utilizar cada vez menos el dinero en efectivo es otra muestra de rebeldía, de ir a contracorriente. No sólo no entraron en el euro sino que también le dicen adiós a su moneda. ¿Sobrevaloramos la moneda única? quién lo sabe. Pero al igual que no dudan en trabajar con otros países de la Unión Europea, tampoco temen ser transgresores y echar mano de tarjetas de crédito, dinero de plástico, para evitar robos (dicen) entre otras cuestiones.Apuestan por las nuevas tecnologías y, a la vez, utilizan fórmulas de antaño para prosperar: hacer la maleta y vivir del comercio.

Quizás deberíamos mirar el modelo sueco, ir más allá de adquirir sus muebles económicos y pensar en cómo han crecido a base de comerciar sin complejos.

En Pymes y Autónomos|Internet se configura como una poderosa herramienta frente a los monopolios comerciales

Vídeo|RT

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios