Compartir
Publicidad

Windows 7, diez tendencias para la empresa en 2012

Windows 7, diez tendencias para la empresa en 2012
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ya lo dijimos el año pasado, 2011 sería el año de Windows 7 pero el caso es que la crisis económica y diversos motivos que hemos tratado a lo largo del año hacen que la persistencia de Windows XP sea mucho mayor de lo que a Microsoft le hubiera gustado. A lo largo de 2011 Windows 7 ya ha superado en uso a XP, pero la cuota de mercado en las empresas que mantiene este último es todavía muy importante. Veremos si 2012 es el año de Windows 7 y la empresa.

Porque llega el momento en que Microsoft tiene que echar el resto en su apuesta por colocar su sistema operativo en las grandes empresas, que todavía tienen tiempo más que suficiente para plantearse una migración de forma ordenada. Por eso la oferta de Microsoft en el precio de las licencias tiene que ser muy atractiva para que las empresas decidan cambiar a Windows 7 con los presupuestos que manejan. No parece desde luego una prioridad.

Licencias por volumen vs. licencias OEM


Las pequeñas se van renovando poco a poco, y a medida que los equipos desfallecen se adquieren equipos nuevos con licencias OEM asociadas a la vida útil de los equipos. De esta manera y de manera muy gradual se va renovando el parque informático de muchas pequeñas empresas.

Claro que conseguir que una gran empresa, o una administración pública se pase a Windows 7 supone un porcentaje muy alto de cuota de mercado. Es en la venta de licencias por volumen donde Microsoft tiene su asignatura pendiente. Además las licencias por volumen van perdiendo valor a medida que el sistema operativo va cumpliendo años desde su lanzamiento.

Licencias por volumen Windows 7

Es decir, un sistema operativo tiene un ciclo de vida que depende de su soporte. En el caso de licencias OEM es menos importante, puesto que la licencia va asociada al equipo y cuando este falle no puede traspasarse a un equipo nuevo. En el caso de las licencias por volumen no ocurre así, y los sistemas van pasando de un equipo a otro, de manera que cuanto mayor tiempo de soporte mayor amortización de la licencia.

En 2012 llega Windows 8


Esto no sería tan importante si no tuviéramos ya a Windows 8 en el horizonte de 2012. Por las características que se esperan de este sistema, muy similar en su funcionamiento interno a Windows 7 pero con adaptación al universo táctil y pasando de un escritorio tradicional a uno táctil de forma sencilla y ágil, podría que algunas organizaciones se plantearan adquirir licencias de Windows 8 en lugar de Windows 7.

Lo cierto es que no se espera que tenga una gran incidencia en el mundo corporativo, pero para todos los equipos en movilidad y con la vista puesta a 15 años sería desde luego una mejor opción de futuro para muchas empresas que Windows 7. Claro que son pocas las organizaciones que pueden plantearse esta visión tan a largo plazo.

Windows XP finaliza su soporte en 2014


Windows XP

Porque muchas organizaciones están muy contentas con Windows XP. Claro que reconocen que Windows 7 mejora a XP, es un sistema más sólido, con una menor degradación y más seguro, pero a cambio tienen que renovar hardware de mucho de sus equipos y el coste del cambio no supone una gran mejora para ellas.

Al fin y al cabo tienen herramientas ya en la empresa para corregir estos problemas que les puede generar XP con el paso del tiempo. Software de mantenimiento, software para clonar equipos y volver a tener un rendimiento de un sistema operativo como el primer día. Además la seguridad de los sistemas en muchas organizaciones se resuelve con cortafuegos instalados y una DMZ que mejore la seguridad de los equipos.

Y sobre todo porque muchas empresas están pensando en sobrevivir a la crisis económica. 2014 queda todavía muy lejos y cuando llegue el momento veremos si necesitamos cambiar, si nos cambiamos a Windows o tenemos soluciones de otros sistemas que nos pueden servir o incluso ir más allá y tenemos soluciones de virtualización que mejoran la forma de trabajo desde la estación tradicional.

En definitiva, muchas empresas no ven el cambio a Windows 7 como algo imprescindible para el presente de sus organizaciones e incluso algunas pueden dudar de que lo sea en el futuro. Por ello las inversiones se realizan de forma más escalonada, incluso conviviendo ambos sistemas en muchas empresas. Veremos si llega el caso en que tengan que convivir tres sistemas operativos en las empresas con la llegada de Windows 8.

En Tecnología Pyme | ¿Cuánto cuesta actualizarse a Windows 7 en la empresa?
Imagen | Masaru Kamikura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos