Compartir
Publicidad

Tres opciones para reducir el coste de impresión en la empresa

Tres opciones para reducir el coste de impresión en la empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Cuando hay que reducir costes muchas empresas hacen cuentas y piensan que no se pueden permitir que el coste de impresión se les dispare. El primer paso que suelen dar es tratar de reducir el número de páginas que imprimen, es lo más sensato, imprimir sólo aquello que realmente necesitamos. Otra cuestión es atacar por reducir el coste de consumibles. Por eso hoy queremos ofreceros tres opciones para reducir el coste de impresión en la empresa.

La otra opción es irnos directamente a empresas que nos facilitan las impresoras, se ocupan de su mantenimiento y nos facilitan los consumibles a cambio de un coste por página establecido que, en muchas ocasiones funciona a través de distintos tramos, es decir, a mayor número de impresiones menor coste por página.

Esta opción es la mejor alternativa si tenemos que adquirir el hardware. Es decir, si tenemos que comprar una impresora nueva o renovar las que ya tenemos. Optar por una solución que nos facture según imprimimos es una solución que ajusta los costes a nuestros volumen de negocio.

En ambos casos lo mejor es intentar acotar el número de páginas que imprimimos, ya sea a través de códigos personales, buzones de impresión, o simplemente mejorando los procesos para que no necesitemos imprimir determinados documentos. Es la mejor manera de reducir el coste de impresión, aunque no reducimos el coste por página que seguirá siendo el mismo.

Tipos de consumibles disponibles


Cartuchos reciclados

En el tema de los consumibles podemos optar por dos tipos de opciones:

  • Los consumibles compatibles, que son aquellos que como su nombre indican son compatibles con nuestro modelo de impresora. Su gran baza es el precio, mucho menor que el de un original. Por contra no sirven para todo tipo de impresoras y en algún caso no se aprovechan los recambios tanto como sería necesario.
  • Los consumibles reciclados utilizan el propio cartucho de tóner o de tinta para proporcionarnos otro original pero rellenado. En este caso funcionan bastante bien, aunque puede ocurrir que con el paso del tiempo parte de los componentes del cartucho se deterioran con el uso.

En ambos casos debemos tener en cuenta también que tanto reciclados como compatibles nos pueden dar algún problema concreto, por lo que debemos tener claro que el proveedor nos cambiaría el cartucho en este caso. Además en caso de algún problema suelen manchar bastante las impresoras, por lo que necesitaremos tener un kit de limpieza a punto.

En este sentido no todos los proveedores que tenemos son iguales. La calidad de los procesos no es igual siempre, y nos debemos dejarnos llevar sólo por el precio. El ahorro que nos ofrecen es fundamental, pero también tenemos que tener en cuenta que el aprovechamiento de cartuchos compatibles suele ser menor que los originales o que el uso de los reciclados no es infinito.

Por último, es recomendable a la hora de elegir una impresora comprobar antes si disponemos de este tipo de consumibles, ya que aunque cada vez es más común encontrarlos para todo tipo de marcas, en algunos casos no es tan sencillo encontrarlos. Y no sería el primer caso en el que el consumible cuesta más que la propia impresora nueva.

En Tecnología Pyme | Los consumibles de impresión son un negocio al alza
Imagen | miniyo73 | craigmdennis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos