Compartir
Publicidad

Tecnoestrés y Tecnoadicción: ¿los sufres?

Tecnoestrés y Tecnoadicción: ¿los sufres?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que si asociamos palabras sabemos que es lo que indicamos en el título. El Tecnoestrés es un nuevo riesgo laboral que tenemos las personas cuyo trabajo está íntimamente ligado a la tecnología, y la Tecnoadicción es estado perpetuo de necesidad por saber que hay de nuevo en el mundo tecnológico. Tecnoestrés y Tecnoadicción: ¿los sufres?

Nos llevamos todo el año trabajando como hormigas, centrados en dejar la tablet, portátil o el móvil al irnos de vacaciones para que, una vez en la playa, no podamos dejar de saber qué pasa en las redes sociales, ver el último correo que se ha enviado en al oficina o leer algo relacionado con el trabajo que no tuvimos tiempo de ver en horario laboral.

El Tecnoestrés y la Tecnoadicción son dos grados de afección mental producidos por uso sin cesar de la tecnología, incluyendo la posibilidad de convertirse en adicto a la tecnología. Algunos de sus síntomas son:

<ul>
<li>Irritabilidad</li>

<li>    Reticencia a recibir instrucciones sobre el uso de la tecnología</li>

<li>    El sueño es muy pesado, o demasiado liviano. Esto produce alteraciones en el humor y la paciencia.</li>

<li>    Nervios a flor de piel.</li>

<li>    Consulta continuada del E-mail, en algunas ocasiones de forma obsesiva.</li>

<li>    No apagan nunca el móvil ni se pueden separar de él.</li>

<li>    Navegación sin objetivos ni rumbo en internet.</li>

    <li>Fatiga</li>

    <li>Cinismo</li>

    <li>Ansiedad</li>

    <li>Adicción</li></ul>

Esta marejada de sentimientos informáticos nacidos de aparatos electrónicos de los que muchos detestan y otros aman pueden llegar a provocarnos dolencias físicas con: dolores de cuello, espalda o problemas de visión. El abuso nunca fue buen compañero en nada y menos en hardware hecho para trabajar.

Siempre he comparado los pecés con las herramientas usadas en la agricultura. Un ordenador no es más que una herramienta para arar en la oficina. Las personas mayores con las que he tenido la suerte de habar sobre su trabajo siempre se han referido a las herramientas usadas en el campo como armas del diablo. Ver ese tipo de artilugios era sinónimo de dolor de espalda y malestar.

En esta era que estamos viviendo donde todo se llega a manejar con un ordenador acabaremos viendo los pecés como auténticas herramientas de campo. Aparatos que nos han ayudado a recolectar el trabajo de manera más rápida pero nos han robado bienestar.

Aún así no debemos olvidar que el trabajo sería más duro y en ciertos casos, casi inhumano, sin máquinas como portátiles o móviles. Tampoco tendríamos el nivel de evolución (excesivo) que tenemos, ni podríamos tener reuniones con personas de distintos países a tiempo real casi con la posibilidad de poder palparlos.

El mejor remedio para no sufrir la cólera de la tecnología es usarla con sentido común e inteligencia. Debemos descansar porque nosotros no somos máquinas, por ese motivo debemos "quitarnos el cable" de la tecnología y descansar algunas semanas. Leer un libro que no funcione con electricidad y sobre todo: sólo usar el móvil para ver la hora.

En Tecnología Pyme | El portátil se queda en casa en vacaciones Imagen | DracoRoboter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos