Compartir
Publicidad

Se acaba el tiempo de Windows XP

Se acaba el tiempo de Windows XP
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parecía que Windows XP estaba destinado a ser el sistema definitivo para nuestros ordenadores en las empresas, pero no es así. Se acaba el tiempo de Window XP en las empresas. Sólo quedan tres años para que Microsoft deje de dar soporte a este sistema operativo, o lo que es lo mismo, dejaremos de tener actualizaciones de seguridad que solucionen los problemas que se hayan podido detectar.

Esta es la situación que viven los usuarios que tienen Windows XP SP2 desde hace algo más de un año, de manera que si alguno se encuentra en esta situación podrá comprobar como se han lanzando una gran cantidad de actualizaciones de seguridad que no ha recibido y en estos equipo tenemos vulnerabilidades sin solucionar. Esto supone que exista la posibilidad de que una persona acceda a nuestros sistemas de una forma fácil, puesto que estos fallos o errores del sistema son públicos y conocidos.

Pero mientras tanto Windows XP sigue siendo el sistema operativo más utilizado. En parte por el propio éxito de este sistema, que hace que muchos usuarios de los que se han incorporado en los últimos diez años al mundo laboral no haya conocido otros sistema instalado en la empresas y ahora muchas se encuentran con la resistencia al cambio. De todas formas si la tendencia actual continúa en menos de seis meses Windows 7 será el sistema más utilizado.

De todas formas no hay prácticamente motivos para tener un equipo sin actualizar a SP3, quizas la única opción es que sean equipos con muy poca memoria, 256 MB que era el mínimo y cuyo funcionamiento con XP y SP3 es realmente malo. Por lo que la vida útil de estos equipos es muy limitada y una ampliación de memoria por 30 euros a 1 GB realmente necesaria para que siga siendo operativo este tipo de equipos.

Nuevas funcionalidades no disponibles ya para XP

Internet Explorer 9

Otras de las cuestiones que vemos como poco a poco Microsoft saca nuevos programas que dejan de lado la compatibilidad con Windows XP. Este es caso, por ejemplo, de Internet Explorer 9 que ha iniciado el camino de las aplicaciones que desaparecerán de Windows XP, perdiendo con ello parte de las nuevas y futuras funcionalidades que puede aportar.

Este parece un camino de no retorno. ¿Llegaremos a ver la siguiente versión de Office sin posibilidad de instalación en XP? Supongo que dependerá de la cuota de mercado que alcance en este momento. Lo que si tengo bastante claro es que muchas empresas ya miran de otra manera a Windows 7. En todo este tiempo desde su lanzamiento todo han sido buenas palabras para este sistema, que se ha mostrado como la evolución que todos deseábamos de Windows XP.

La migración a Windows 7 ya ha comenzado en algunas. De momento conviven equipos con Windows 7 y equipos con Windows XP, de manera que la cuota de equipos con el primero vaya aumentando a medida que sea posible renovarlos y la del segundo menguando, hasta que su presencia sea poco más o menos que testimonial en las empresas, como hoy día lo puede ser encontrar equipos con Windows 98 o 2000, que alguno queda todavía.

Sin embargo el plazo poco a poco se agota y en menos de tres años nos quedamos sin soporte. ¿Nos conviene esperar a ver como evolucionan otros sistemas tipo Chrome OS? Aún parecen verdes, pero con el ciclo de desarrollo que suele imprimir Google a sus productos en tres años podría ser perfecto para muchas empresas. ¿Y otras apuestas como la de HP con su WebOS, que incorporará próximamente a gran parte de sus equipos?

Lo que está claro es que a día de hoy la apuesta segura es Windows 7. Decir que tendrá una vida tan larga como Windows XP es sin duda arriesgado, pero sin duda cumple a la perfección lo que una empresa le pide hoy en día a un sistema operativo. La pregunta es, ¿lo cumplirá dentro de cinco años? ¿y de diez?

Estas son las cuestiones que debemos hacernos en las empresas para apostar por licencias por volumen o OEM en función de la previsión de uso que vayamos a hacer del sistema en nuestra empresa. Las licencias por volumen pueden ser una buena inversión si se apuesta por Windows 7 a largo plazo. Por lo menos si no podemos permitirnos el cambio de Windows XP a 7, tenemos que ir planteándonos estas cuestiones para tener claras las alternativas y el ciclo de vida del nuevo sistema operativo que implantaremos en nuestras empresas.

En Tecnología Pyme | Se acaba el soporte a Windows XP SP2 Imagen | StatCounter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos